Así lo informó el domingo el propio Daniel Pascual. Fue tras la polémica generada luego de que autorizara la aplicación de una dosis de la Sputnik V al cura párroco, Rafael Del Blanco, a pesar de que las mismas están reservadas al personal de la Salud.

El director del Hospital Perrando, Daniel Pascual, puso a disposición su renuncia luego de que estallara el escándalo por la discrecionalidad en el destino de las vacunas contra el coronavirus, las cuales en esta primera etapa están reservadas para el personal de la Salud que batalla en la primera línea contra la enfermedad.

“Con motivo de haber autorizado la vacunación de un sacerdote, considerado por mi como personal esencial, ya que la salud es un estado de bienestar físico, mental y social y no sólo un estado de enfermedad, está mi renuncia a disposición del ministerio”, escribió Pascual en su cuenta personal de Facebook.

Cabe recordar que la polémica se dio luego de que el cura párraco, Rafael Del Blanco, agradeciera públicamente a los ministerios de Salud del Chaco y Nación por haberle facilitado el acceso a una dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Cuando se dio a conocer el caso, el subsecretario de Promoción de la Salud, Atilio García, afirmó que se iba a investigar lo ocurrido y que nadie tenía privilegios a la hora de cumplir el calendario de vacunación estipulado por el gobierno nacional. Horas después, el mismo director del Perrando se hizo cargo de esta decisión al considerar que Del Blanco es una persona que está en constante contacto con pacientes enfermos.