La víctima fue derivada al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde tuvo que se operada. El tiroteo se registró en Ayacucho y Centeno.

Otra balacera en Rosario tuvo como víctima a una criatura. Se trata de una nena de 12 años que sufrió una herida de bala en el abdomen cuando delincuentes atacaron a balazos una casa ubicada en Ayacucho y Centeno, en la zona sur de Rosario.

La víctima fue derivada al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde anoche fue sometida a una operación. Su condición de salud era delicada, pero estable. Las actuaciones judiciales para dar con los autores del ataque están en manos de la seccional 15ª y la Fiscalía en turno.

De acuerdo a los pocos datos que se pudieron recolectar anoche, los investigadores no estaban seguros si el objetivo del ataque fue causar daño a algún allegado o familiar de la chica. En ese lugar de barrio Tablada, las balaceras son un tema recurrente y a menudo tienen que ver con disputas de bandas por el control del territorio.

La vicedirectora del Hospital Víctor J. Vilela, Viviana Esquivel, dijo a La Capital que la niña “estaba bien cursando el postoperatorio de una cirugía abdominal. Presentó laceración hepática. En este momento está sin asistencia respiratoria mecánica y estable hemodinámicamente. La paciente permanece estable en la sala de cuidados intensivos”.

Antecedente trágico
El caso ocurrido anoche en barrio Tablada sería el segundo episodio que tiene víctima a menores de edad en lo que va de este 2021. Cabe recordar que un niño de nueve años fue herido por un balazo el viernes 1º de enero a las 20.30, cuando un auto pasó a los tiros por Garay al 1500, Villa La Lata.

Según dijeron los vecinos de la cuadra en ese entonces a La Capital los tiros fueron contra un auto y una vivienda cercana al cruce con calle Paraguay, en la que la pared de ladrillos vistos quedó con las marcas de los disparos.

Alejo M. estaba en la puerta de la casa de su abuelo, por la misma cuadra pero hacia el lado de calle Roca, cuando uno de las balas lo alcanzó. La herida fue en la zona de las costillas y el antebrazo, como si la bala hubiera pasado entre medio. El niño fue derivado al hospital Víctor J. VIlela y desde Fiscalía informaron que se encuentra fuera de peligro