El 46° presidente de los Estados Unidos puso el foco de su mensaje en la necesidad de lograr una mayor unidad nacional. “Es el camino que debemos seguir. Si lo logramos, no fallaremos”, expresó. 

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, enfocó el mensaje de su discurso inaugural en la necesidad de superar la polarización política y lograr una mayor unidad nacional. “Si lo logramos, no fallaremos”, expresó el 46° mandatario del país norteamericano.

 

“A todos los que no nos apoyaron, les hago esta promesa. Seré el presidente de todos los estadounidenses”, expresó desde el Capitolio. “La historia, la fe y la razón nos muestran el camino, que es el de la unidad. Debemos ver al otro no como adversario, debemos verlo como vecino. Sin unidad, no hay paz”, agregó.

Biden aseguró a su vez que ese abordaje será clave para enfrentar la pandemia. “Estamos entrando en el período más duro y mortífero de la pandemia. Debemos dejar la política de lado y enfrentarla como una nación”, dijo, antes de pedir un momento de silencio para honrar a las más de 400.000 personas que han muerto en el país norteamericano.

 

Luego hizo un llamado a la acción: “Tenemos mucho que hacer en este peligroso invierno. Mucho que reparar y mucho que sanar, mucho que construir y mucho para ganar”, dijo. Y agregó: “Pocas personas en la historia de nuestra nación han enfrentado más desafíos, o vivieron durante tiempos más difíciles y desafiantes que estos”.

Biden guardó un minuto de silencio para honrar a las víctimas del COVID-19. Foto: Kevin Dietsch/via REUTERSBiden guardó un minuto de silencio para honrar a las víctimas del COVID-19. Foto: Kevin Dietsch/via REUTERS

El mandatario también hizo referencia a la invasión de partidarios de su predecesor, Donald Trump, en la sede del Poder Legislativo. Aseguró que “la democracia ha prevalecido” y se comprometió a “derrotar el terrorismo doméstico y el supremacismo blanco”.

Y en una velada referencia a quienes instigaron a la turba, dijo: “Está la verdad y hay mentiras. Mentiras que se dicen para ganar poder y dinero”. En consecuencia, dijo, es el deber de los estadounidenses, pero sobre todo de los funcionarios electos, “defender la verdad y derrotar las mentiras”.

“La voluntad de la gente ha sido oída y la voluntad de la gente ha prevalecido. Aprendimos nuevamente que la democracia es preciosa y que es frágil. En este momento, ha prevalecido. Este es el día de los Estados Unidos, el día de la democracia. Un día para la historia y para la esperanza, de renovación y voluntad”, expresó.

En esa línea también envió un mensaje a “aquellos del otro lado de la frontera”. “Estados Unidos ha sido probado y emergió más fuerte. Repararemos nuestras alianzas. No para enfrentar los desafíos de ayer, sino los de hoy y mañana. Lideraremos no a través del ejemplo de nuestro poder, sino del poder de nuestro ejemplo”, agregó.