Varios alcaldes, funcionarios o sus familiares recibieron dosis sobrantes, pese a no pertenecer al grupo de residentes en geriátricos con el que empezó la campaña.

El Gobierno austríaco se mostró “indignado” por varios casos de cargos públicos que han aprovechado su situación para vacunarse antes de tiempo, y ha advertido que quien no se atenga al plan y al calendario de inmunización tendrá que “rendir cuentas”.

“Si sobran vacunas, es importante administrarlas rápidamente. Pero deben usarse para los ancianos y no para los políticos, sus esposas o celebridades regionales”, declaró el canciller, el democristiano Sebastian Kurz, quien aseguró estar “decepcionado” con los infractores, según informa el diario Kronen Zeitung.

Además, avanzó que el Ministerio de Salud endurecerá el control sobre la documentación que hay que presentar para vacunarse y que quienes abusen “tendrán que rendir cuentas”.

Por su parte, el vicecanciller, Werner Kogler, calificó esta práctica como “indignante y sobre todo inaceptable” y pidió a las autoridades de cada región, responsables de la administración de las vacunas, actuar, incluso en lo que se refiere a la posibilidad de que haya dimisiones.

Los medios austríacos han informado de que varios alcaldes, funcionarios o sus familiares han recibido dosis de vacunas sobrantes, pese a no pertenecer al grupo de residentes en asilos de ancianos con el que ha empezado la campaña de vacunación.

El plan de vacunación en Austria avanza muy lentamente y las autoridades esperan lanzar a mediados de febrero la segunda fase, en la que se incluyen los mayores de 80 años y más personal en riesgo.

El Ministerio de Sanidad ha confiado en haber vacunado a finales de marzo a unas 600.000 personas, aproximadamente el 6 % de la población del país.

Horas atrás, Austria, Grecia y Dinamarca acordaron solicitar juntos que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) apruebe cuanto antes la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la compañía sueco-inglesa AstraZeneca, anunció el canciller austriaco, Sebastian Kurz.

“Llegamos a un acuerdo con los jefes de Gobiernos de Dinamarca y Grecia en lo que se refiere a las acciones conjuntas en la Unión Europea, llamaremos juntos a que la EMA haga todo lo posible para una decisión rápida sobre AstraZeneca sin obstáculos burocráticos”, expresó hoy Kurz a la prensa, pero agregó que todavía no hay fechas de registro.

Respecto de la vacuna de la farmacéutica estadounidense Pfizer, el canciller comunicó que Viena está en contacto directo con el suministrador en Austria y destacó una buena colaboración con la empresa aunque deseó que el número declarado de dosis llegue según lo previsto.

“Debemos tomar nota de las demoras en los suministros, lo debatimos con los estados federados y debido a cortos retrasos recibimos un 20% menos”, añadió Kurz, citado por la agencia Sputnik.

El 21 de diciembre de 2020 la vacuna de Pfizer/BioNTech fue aprobada para el uso en el mercado interno de la Unión Europea (UE) y el domingo 27 los países miembro iniciaron sus campañas de vacunación.