Horacio Yanotti, taxista en Mar del Plata fue el protagonista de esta historia. “Llegamos a destino, se baja la pasajera, doy la vuelta y escucho una bolsa. Miro y veo que hay dinero que se olvidó. Eran muchos dólares así que pegué la vuelta y se los devolví”, relató.

Acá no hay que dar vueltas; esto no es un botín ni un tesoro enterrado: es dinero que tiene dueño. “Era un ahorro de ella”, señaló el chofer humildemente.

Un ejemplo de honestidad en un acto que quedará para siempre en la memoria de este taxista.