Un joven compró un departamento en el barrio María Selva de la ciudad de Santa Fe hace unos seis meses.

Días atrás contrató albañiles para que le reparen un socavón que había en el lugar pero cuando comenzaron tuvieron que interrumpir su trabajo por un macabro hallazgo.

Según notificaron fuentes policiales, el propietario de 27 años manifestó que alrededor de las 22 horas del jueves recibió un llamado telefónico. Era el encargado de la reparación, que le informaba que dentro del pozo habían encontrado restos fósiles y ropa.

Frente a la situación informada a la policía, los agentes se dirigieron hasta el domicilio ubicado en calle Mitre al 5947 donde constataron la presencia de un pequeño montículo que podría  contener restos óseos y telas, manifestaron las fuentes.

Una vez informado a la Fiscalía, se ordenó el cierre del lugar para preservar la evidencia. Interviene en la investigación el fiscal Andrés Marchi.

Finalmente, con la presencia del médico de la Agencia de Investigación Criminal, retiraron del socavón 74 fragmentos óseos que fueron llevados para determinar si eran restos humanos o animales.