En las últimas horas efectivos policiales detuvieron a un joven con antecedentes penales, acusado de ser uno de los “motochorros” que balearon y le robaron el arma reglamentaria a una subteniente de la fuerza bonaerense.

La mujer perdió un ojo como consecuencia de los disparos durante el asalto en el partido de Berazategui.

Una policía perdió un ojo al ser baleada por “motochorros”

El aprehendido fue identificado por la Justicia como Alejandro Leonel León y será indagado hoy por el fiscal Daniel Ichazo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1 descentralizada de Berazategui, tras ser imputado por los delitos de “robo agravado y la tentativa de homicidio” en perjuicio de Melisa Giselle Rossi Galarza, quien ayer por la tarde continuaba internada fuera de peligro en el Centro Médico Integral Fitz Roy del barrio porteño de Villa Crespo.

Según informaron voceros judiciales a Télam, los peritos que actuaron en la escena del crimen revisaron el auto Ford Fiesta de la víctima y obtuvieron dos huellas que el Sistema Automatizado de Identificación Dactilar logró identificar como perteneciente al imputado, ya que contaba con antecedentes por robo agravado y portación ilegal de arma de guerra.

A su vez, una semana atrás, otros dos sospechosos fueron detenidos por el hecho. Uno de ellos fue identificado como Franco Nicolás “Tuerca” Schteingara y al otro se le pidió su documentación personal pero luego quedó en libertad. Schteingara fue indagado por el fiscal Ichazo y más tarde también terminó liberado, al no ser señalado en una rueda de reconocimiento.

El crimen en cuestión ocurrió el jueves pasado en la esquina de las calles 128 y 4A de la localidad bonaerense de Berazategui Oeste, donde agentes concurrieron al lugar tras un llamado al 911 que alertó acerca de disparos de arma de fuego. Posteriormente constataron que Rossi Galarza había sido baleada.

Rossi Galarza recién había finalizado su servicio en el Comando Patrulla de esa jurisdicción y cuando se dirigía hacia su domicilio se detuvo en un kiosco para realizar unas compras. Mientras esperaba, vestida con el uniforme policial, fue sorprendida de atrás por un delincuente armado que descendió de una moto conducida por un cómplice.

En ese momento, el asaltante le quitó el arma reglamentaria Bersa Mini Thunder calibre 9 milímetros y le efectuó dos disparos que impactaron en uno de sus ojos y a la altura de la cintura, del lado derecho. Finalmente, cuando el ladrón huía, volvió sobre sus pasos y le realizó otro disparo a la subteniente, que dio en su mano izquierda.

Tras ello, los “motochorros” escaparon a bordo del rodado con la pistola de la policía, quien a los pocos minutos fue trasladada al Hospital de Alta Complejidad El Cruce del partido vecino de Florencia Varela donde quedó internada antes de ser derivada al centro médico del barrio de Villa Crespo.

Pocos días antes sucedió un hecho similar en la localidad bonaerense de Laferrere en el partido de La Matanza, cuando un oficial de la Policía de la Ciudad fue asesinado en un enfrentamiento con dos ladrones que quisieron asaltarlo.

El episodio ocurrió, cuando Marino Nicolás Romero, de 27 años, estaba en la parada de colectivo en el cruce de las calles Oliveri y Da Vinci camino hacia a su trabajo como parte del departamento de Protección Barrial de la Villa 31 de la fuerza porteña.

Allí, delincuentes armados lo sorprendieron e intentaron robarle, y el oficial reaccionó con disparos. Los ladrones, uno de los cuales cayó muerto en el lugar y el otro logró escapar, también dispararon hacia el agente, que recibió dos impactos de bala en el cuello y el abdomen por los que debió ser trasladado de urgencia al hospital Simplemente Evita. Falleció algunas horas después.