Unos 600.000 comprimidos de misoprostol, el equivalente a 20 mil tratamientos, se distribuyeron en la provincia de Buenos Aires. 

Unos 600.000 comprimidos de misoprostol, el equivalente a 20 mil tratamientos, se distribuyeron en la provincia de Buenos Aires reforzando la implementación de la Ley 27.610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que mañana entrará en vigencia en ese territorio, al cumplirse ocho días de su publicación en el Boletín Oficial y contra las amenazas de sectores antiderechos con personería jurídica para competir en las elecciones legislativas de este año, que bajo el lema “Acá no se rinde nadie”, prometieron presentar recursos judiciales en todas las jurisdicciones nacionales donde se haga efectiva la norma.

El rechazo este jueves del titular del Juzgado Federal N° 1 de Salta, Julio Leonardo Bavio, que habilitó la feria judicial y rechazó una medida cautelar para suspender la Ley y decretar su inconstitucionalidad, y la presentación esta semana de la “guía de acción para orientar en la aplicación de la IVE a lxs profesionales de la salud” del distrito provincial, confirman que los autodenominados celestes están lejos de imaginar revertir siquiera la historia que la marea verde terminó de escribir el 29 de diciembre de 2020.

“Son derechos conquistados en leyes y ahora en el proceso del camino de la política pública” aseguró la ministra de Mujeres, Políticas de Géneros y Diversidad Sexual, Estela Díaz, en la presentación de la guía junto al ministro de Salud, Daniel Gollán. “Esto es absolutamente importante porque restituye algo que fue vedado por siglos, pero también es muy importante para los equipos de salud, porque además da certezas del modo en que se interviene.”