Europa desde su comienzo, fue confinada y clasificada “zona roja” por equivocación durante una semana a causa de estadísticas regionales erróneas sobre los contagios de coronavirus. La situación fue corregida por el gobierno este sábado a partir de un decreto.

Este caso generó numerosas críticas hacia el gobierno central y regional por las repercusiones económicas que generó en la región, motor económico del país, con capital en Milán.

El ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, firmó una ordenanza en la que Lombardía pasa de zona roja, el escenario más grave con las mayores limitaciones, al naranja, que por ejemplo permite reabrir tiendas y la salida de la gente a la calle dentro de su municipio.

Lombardía, la región más próspera y donde residen diez millones de personas, era una de las tres que habían sido confinadas el pasado 17 de enero por sus datos de contagios, junto a la Provincia Autónoma de Bolzano (norte) y la isla de Sicilia (sur).

Sin embargo, las autoridades regionales enseguida anunciaron que impugnarían el confinamiento porque las infecciones diarias y los datos de mortalidad eran mucho más bajos que en otras ocasiones.

Tras un cruce de acusaciones entre administraciones, el Ministerio publicó este viernes un informe en el que se detallaba que el Gobierno regional había rectificado el cómputo de casos proporcionado anteriormente y que eso cambiaba su situación.

Con este cambio de clasificación, Lombardía se suma a las trece regiones en nivel naranja, en alerta, de las veinte totales. Son Friuli-Venecia-Julia, Liguria, Emilia-Romagna, Veneto, Piamonte, Valle de Aosta (norte), Abruzos, Lacio, Umbria, Las Marcas (centro), Calabria, Cerdeña y Apulia.

Actualmente, las regiones de Italia están divididas en tres tipos de zonas según la gravedad de la situación epidemiológica local (amarillo, naranja y rojo), la cual es evaluada cada semana por un comité científico.

En rojo, quedan confinadas las regiones de Bolzano y Sicilia, mientras que en el nivel más leve están Trento (norte), Toscana (norte), Molise, Campania y Basilicata (sur).

El ministro Speranza celebró que el índice de transmisión Rt esté de nuevo bajo el 1 en la media nacional, lo que a su parecer demuestra que las medidas de Navidad “han funcionado” y se debe perseverar con los mismos métodos.

Italia viene registrando unos 14.000 contagios diarios, muchos menos que en los peores momentos de noviembre. En total se han infectado 2.441.854 personas y 84.674 han perdido la vida desde que se desatara la emergencia sanitaria, a mediados de febrero de 2020.