Cinco personas fallecieron, entre ellas una mujer embarazada, y una resultó herida por “un asesinato en masa” que ocurrió la madrugada del pasado 24 de enero en Indianápolis (Indiana, EE.UU.), según comunicaron las autoridades locales.

La Policía local recibió una llamada hacia las 04:00 en la que indicaron que un individuo había recibido disparos en el nordeste de la ciudad. Al llegar al lugar de los hechos, los oficiales encontraron a un menor tiroteado, que fue trasladado a un hospital en estado crítico, y encontraron en una vivienda a cinco cadáveres con heridas de bala.

Las víctimas fueron identificadas como Kezzie Childs, 42 años; Raymond Childs júnior, 42 años; Elijah Childs, 18 años; Rita Childs, 13 años; la embarazada Kiara Hawkins, 19 años; y el feto varón que gestaba, detalló la Oficina del Forense del condado de Marion.

El jefe del Departamento de Policía Metropolitana de Indianápolis, Randal Taylor, declaró que fue “el mayor tiroteo con víctimas múltiples en más de una década” que sufrió esa ciudad y fue la muestra de “un tipo diferente de maldad”.

Por su parte, el sargento Shane Foley declaró que “no parecía un acto aleatorio” y añadió que abrieron una investigación sobre el caso, aunque aún no identificaron a los sospechosos ni determinaron los motivos del crimen, reportó Fox News.

“Quiero que los responsables sepan que todo el poder de las fuerzas del orden locales, estatales y federales irá a por ellos”, manifestó el alcalde de Indianápolis, Joe Hogsett, quien añadió que se ocuparán del caso “todo el tiempo que haga falta hasta encontrarlos”.