En sus redes sociales, aprovechó su estadía en Mar del Plata para hablar de algunos prejuicios que padeció en el pasado simplemente por usar un traje de baño. 

Flor de la V pasó unos días en la playa y disfrutó del verano marplatense, mientras descansa de las funciones de “Tres empanadas”. Y entre la arena y las olas, aprovechó para hacer un descargo y llevar un mensaje de concientización sobre la libertad de los cuerpos.

En varias publicaciones en su cuenta de Instagram, la actriz escribió, junto a varias postales veraniegas, algunas frases de la columna que escribe en el diario Página 12.

“Cada verano que llega veo la misma postal en las playas argentinas: mujeres aferradas a sus pareos como si fueran el último salvavidas del Titanic. ¿Por qué? ¿Por qué le damos ese poder a les demás? Seguimos siendo víctimas de los prejuicios ajenos”, comienza diciendo en uno de ellos.

“Yo pensaba que con estos últimos años de lucha, liberación, feminismo, marea verde y la manija de fin de año, la situación iría cambiando, pero cada verano se repite ese patrón. Primero, lo que debemos tener claro: ¡no es nuestra culpa! Los medios de comunicación, la publicidad, las redes sociales y las revistas ejercen una constante violencia simbólica sobre nuestros cuerpos”, continuó.

Luego habló de su experiencia personal: “Como mujer de los medios y trans sé de lo que estoy hablando. Durante años me sometí a duros entrenamientos, dietas estrictas y tratamientos que casi rozan la tortura para poder encajar en el modelo de mujer cis y no sentir esa mirada constante sobre mí. Todo en vano, porque si hay algo que abunda en Argentina son les jueces del cuerpo”.