Las cámaras de seguridad del edificio de la ciudad de Rosario, de San Martín al 1800, registraron el momento en el que el joven, que debía entregar un pedido de helado, golpea con puños y patadas el tablero. 

Un repartidor enojado por la espera descargó su furia contra el portero eléctrico. Las cámaras de seguridad del edificio de San Martín al 1800 registraron el momento en el que el joven golpea con puños y hasta patadas el tablero del inmueble.

Como consecuencia del ataque, uno de los dos paneles del portero quedó hundido y con cables a la vista.

En diálogo con el móvil de el Tres, vecinos explicaron lo ocurrido al tiempo que indicaron que algunos de ellos tienen el sistema suspendido.

De la secuencia se desprende que el repartidor toca el portero para entregar el pedido de helado. Sin embargo, no obtiene la respuesta esperada. Tras caminar unos pasos de ida y vuelta hacia su moto, descarga la furia con el tablero.

De momento, no queda claro si se equivocó de edificio o no lo atendieron.

Uno de los vecinos explicó que se comunicaron con la heladería que envió el pedido para así identificar al repartidor “pero nos respondieron de la provincia de Córdoba”.