Entre 5 y 7 personas le dispararon a un joven en la calle. Las balas ingresaron a la casa e hirieron en el tórax a su hermana. Fue operada y quedó internada en el Garrahan.

El domingo a la madrugada una nena de 9 años resultó herida después de que balearan su casa del barrio Los Plátanos de Berazategui.

La ráfaga se sintió en todo el barrio. El calor de un sábado de enero en el Conurbano se hacía sentir. Faltaban unos minutos para la medianoche cuando Bruno y su novia se sentaron en el cordón de la vereda a tomar una cerveza hasta que de pronto llegó otro grupo y se desató la balacera. Uno de los disparos ingresó a una casa de la abuela de Bruno y le dio en el tórax a su hermana de 9 años que estaba durmiendo: está grave.

Los testigos hablan de dos o tres autos. También de cinco o siete personas. Lo cierto es que detuvieron la marcha justo frente a la casa de 149 al 4900, en Plátanos, una localidad de Berazategui, al sureste del Gran Buenos Aires.

Enseguida empezaron a disparar. Los investigadores recolectaron más de 50 vainas en la escena. Fueron disparadas desde distintas armas.

Bruno tiene 18 años y los vecinos declararon que los disparos fueron contra él, su novia y una tercera persona que no pudieron identificar.

El joven vive en la parte de atrás del terreno que tenía a sus espaldas. En la casa de adelante su abuela María Nicolasa Cejas (81) y su hermanita, de 9 años, estaban durmiendo.

Los tiros fueron tantos que atravesaron las paredes, las puertas y las ventanas. A María una de las balas le rozó la cara y le lesionó la nariz y el pómulo. Se encuentra internada en un sanatorio de la zona por su obra social.

La peor parte se la llevó la nena -su nombre se reserva porque es menor de edad-, que tuvo que ser trasladada de emergencia al hospital Mi Pueblo, donde lograron operarla y estabilizarla. Después la trasladaron al Garrahan.

En un comunicado oficial, desde el centro de salud porteño informaron que la nena llegó con una “contusión pulmonar” y una “fractura en la mano izquierda” provocadas por los disparos: “La paciente se encuentra hemodinámicamente compensada, afebril, lúcida y monitorizada para control de signos vitales en una sala de cuidados intermedios”, indicaron.

Además explicaron que “requiere oxígeno suplementario y se encuentra medicada con antibióticos y analgésicos, en seguimiento por los servicios de Cirugía, Traumatología y Clínica médica”.

Por el brutal ataque aún no hay detenidos pero, según el relato de los vecinos, la balacera estaría vinculada a un ajuste de cuentas por la venta de drogas. Según indicaron fuentes policiales, el hermano de la nena herida había regresado al barrio escapando de Florencio Varela por un presunto conflicto con una red de narcomenudeo.

Durante el tiroteo, el joven escapó junto a su pareja y todavía no pudieron encontrarlo ni siquiera para tomarle declaración. Aunque no descartan ninguna hipótesis, al momento la más fuerte es que la de un ajuste de cuentas.

La investigación está en manos de la Fiscalía N°2 descentralizada de Berazategui que ya ordenó varias medidas para intentar esclarecer el hecho y detener a los responsables.

Los sospechosos están prófugos y aún no fueron identificados. Durante las próximas horas analizarán las cámaras de seguridad públicas y privadas del barrio para intentar localizarlos.

La causa quedó caratulada como “homicidio agravado en grado de tentativa”. Mientras tanto, la nena se recupera con pronóstico reservado.