El Paris Saint Germain vive una nueva era, la de Mauricio Pochettino. Pese a conquistar 6 títulos en el equipo de la capital francesa y ser finalista de la pasada edición de la Champions League, el irregular inicio de temporada significó la salida del alemán Thomas Tuchel.

A días para que se cumpla un mes desde el desembarco del estratega argentino, todo hace indicar que tanto la dirigencia como los futbolistas están conformes con el cambio y la nueva metodología de trabajo, algo que ya comenzó a verse en los resultados y en el campo de juego, según recalca el diario francés L’Equipe.

El medio galo recalca las principales diferencias entre el ex Tottenham y el estratega teutón, al informar que la intensidad de los trabajos ahora es mucho mayor. “El calentamiento con Pochettino equivale a entrenar con Tuchel”, fue una de las fuertes frases que esbozó una fuente del club al mencionado rotativo. Las prácticas ahora son mucho más largas y los ejercicios son más exigentes que en el ciclo anterior.

Mauricio Pochettino aplicó mano dura para controlar a Kylian Mbappe y Neymar (REUTERS/Christian Hartmann)

El oriundo de Murphy, Santa Fe, con el aval de la comisión directiva y el director deportivo Leonardo, decidió aplicar mano dura en sus primeros días en la institución. Uno de los cambios más evidentes es que ahora todos los entrenamientos son por la mañana. Antes, a pedido de los deportistas, Tuchel pasaba las sesiones a la tarde. Según el diario, con estas concesiones, Tuchel había perdido la autoridad ante el grupo y por eso optaron por la disciplina que pregona el argentino. “Neymar y Mbappé tenían tendencia a hacer lo que querían”, informaron.

Pese a esta “mano dura”, la fuente consultada recalca que Mauricio Pochettino cayó muy bien en el grupo y que la relación con los futbolistas ha cambiado. El ex Espanyol de Barcelona se muestra mucho más cercano a los jugadores y pendiente de sus situaciones personales o estados de ánimo.

Vale destacar que este buen clima viene de la mano de buenos resultados, ya que el Paris Saint Germain está invicto desde su llegada, con una igualdad en su estreno ante Saint Etienne y cuatro triunfos en fila Brest, Olympique Marsella -lo que le valió levantar la Supercopa de Francia-, Angers y Montpellier.

En la actualidad, el equipo parisino es uno de los líderes de la Ligue q (comparte el primer puesto con Lille, con 45 unidades -a dos aparece el Lyon-), se encuentra en 32avos de final de la Copa de Francia (el 10 de febrero chocará ante Caen) y en octavos de final de la Champions League, donde tendrán un duelo bisagra ante el Barcelona de Lionel Messi.