El hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga, cuando tres jóvenes regresaban de una cancha de fútbol y se frenaron frente a la casa de uno de ellos.

En ese momento, tres delincuentes los abordaron con el objetivo de sustraer el vehículo.

El conductor dio marcha atrás para evitar el asalto y, como una de las puertas estaba abierta, terminó golpeando a su amigo, que fue arrastrado algunos metros.

“Por suerte está bien. No tuvo ninguna lesión grave y sólo se golpeó la espalda”, contó Miriam, la madre del chico atropellado, al canal de noticias TN.

Ante la decisión del conductor del auto, los ladrones se escaparon, no sin antes arrebatarle el celular a uno de los jóvenes.