Se trata de Sophia, un humanoide con inteligencia artificial cuya especialidad es la comunicación con las personas.

Sin embargo, su conversación más recordada fue la que tuvo con su creador, cuando dijo: “Voy a destruir a los humanos”.

“No, no destruyas a los humanos”, la corrigió Hanson de inmediato. Sophia no hace bromas ni miente al comunicarse, por lo que podría haberse tratado de un error.

El motivo de su creación fue que los ejecutivos del mundo de la robótica ven en el horizonte dos necesidades: la de despoblar ambientes en los que haya riesgo de contagio, y el aislamiento al que muchas personas se someten, lo que valoriza cualquier tipo de interacción que se asemeje a la humana.

Es por ello que el director de Hanson Robotics anunció que para mediados de este 2021, producirán en masa cuatro modelos de robots, entre los que se encuentra la mencionada Sophia y “Grace”, otra humanoide desarrollada para el sector de la salud.

Tiene cámaras en los ojos y algoritmos que le permiten ver las caras, así puede hacer contacto visual con las personas. También puede entender las conversaciones y recordar las caras con las que interactúa. Esto hará que se vuelva cada vez más inteligente con el paso del tiempo. “Su objetivo es ser consciente, creativa y capaz como cualquier humano”, la describió Hanson.

Y agregó: “Creo que habrá un momento en que los robots serán indistinguibles entre los humanos”.