La falsa médica presenta un cuadro psiquiátrico y padeció vejación sexual. “Le destruyeron el aparato reproductor”, revelaron.

María Cristiana “Giselle Rímolo”, la falsa profesional de la salud que ejercía ilegalmente la medicina y adulteraba los medicamentos quedó marcada en la historia de las noticias que más impactaron en los medios. A poco tiempo de recuperar la libertad, tras nueve años de condena en la cárcel, trascendió el estado crítico en el que actualmente se encuentra.

Giselle está detenida en el penal de Ezeiza junto a figuras muy conocidas y está allí hace casi una década. “Está el Pity Álvarez, el tirador de Belgrano y estuvo Pato Fontanet en su peor momento en ese pabellón. Son 60 presos psiquiátricos y diez presas psiquiátricas separadas. Esos pacientes eran del Borda”, reveló Luis Beldi , especialista en el sistema carcelario en diálogo con el panel de Fantino a la Tarde (América).

Giselle Rímolo a días de dejar la cárcel

Luego de escuchar a Beldi, fue Luis Ventura quien intervino para aportar impactantes declaraciones acerca de la actual vida de Rímolo en la cárcel, quien está pasando por un calvario. “Rímolo tiene un certificado de discapacidad tramitado por un cuadro psiquiátrico. Fue vejada sexualmente tanto anal como vaginalmente. Tuvieron que extirparle un ovario por las heridas que sufrió”, relató sobre el estremecedor y escalofriante cuadro de salud que actualmente padece la falsa médica.

En ese sentido, conductor de Secretos Verdaderos indicó que parte de las cosas que padeció en el penal de Ezeiza vinieron a colación de una gran venganza. Al respecto, reveló: “Cuando fue detenida la primera vez ella prometió muchas cosas que no cumplió y cuando volvió a la cárcel las internas le pasaron factura de lo que prometió”.

Cabe recordar que uno de los casos más fuertes que resonó en el medio ejecutados por Rímolo fue cuando le dio pastillas para adelgazar a Susana Giménez, las cuales en palabras de la diva “le dio un dolor de cabeza al llegar al canal que casi se muere” y quedó internada una semana completa para recuperarse.