La misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga el origen del coronavirus en China “va muy bien”, aseguró hoy uno de sus integrantes, mientras el equipo visitaba un centro de control de enfermedades animales en la ciudad de Wuhan.

El equipo de expertos llegó esta mañana al centro de la provincia de Hubei, donde debieron vestir trajes blancos de protección para visitar las instalaciones.

Peter Daszak, un miembro del equipo, dijo a los periodistas que la misión era “excelente” y se desarrollaba “muy bien”, mientras que el jefe del grupo, Peter Ben Embarek, asintió cuando se le preguntó si tenían suficiente acceso a Wuhan, informó la agencia de noticias AFP.

Ayer, la directora técnica de Covid-19 de la OMS, Maria Van Kerkhove, dijo en rueda de prensa desde Ginebra (Suiza) que el equipo estaba teniendo “conversaciones productivas” acerca del origen del coronavirus.

La misión tiene como objetivo explorar cómo el virus pasó de los animales a los humanos, aunque siguen existiendo dudas sobre lo que los expertos pueden encontrar un año después.

La visita es además políticamente muy sensible para Beijing, acusada de haber tardado en reaccionar a los primeros casos de Covid-19 reportados a finales de 2019 en Wuhan, una enorme metrópolis del centro de China.

El gigante asiático pone el foco en su eficiente recuperación de la epidemia.

China: un equipo de la OMS visita el hospital de los primeros casos de coronavirus

El equipo de científicos recorrió el sábado una exposición de propaganda consagrada a ello.

Los expertos también recibieron hoy en su hotel una visita de responsables del Centro de Sangre de Wuhan, que el año pasado recogió plasma de pacientes recuperados de la Covid-19.

En Hong Kong, en tanto, la jefa del Gobierno, Carrie Lam, defendió hoy su estrategia de “confinamiento inesperado” en algunos barrios o inmuebles, mientras se realizan test de detección del coronavirus.

Esta nueva táctica consiste en bloquear, sin dar aviso y generalmente por la noche, un perímetro en el que se hayan sido detectados uno o varios casos de Covid-19.

Las autoridades proceden luego a efectuar test a los residentes concernidos, que no pueden salir hasta que presenten un examen negativo.

Hasta el momento estas operaciones tuvieron un éxito limitado, porque permitieron detectar un escaso número de casos.

Anoche la policía bloqueó perímetros en cuatro barrios muy poblados.

Las autoridades efectuaron unos 1.700 tests pero no se detectó ningún nuevo caso de coronavirus.

Expertos de la OMS llegaron a China para investigar el origen del virus

Hoy, la jefa del Ejecutivo defendió la estrategia afirmando que “no constituye un derroche de mano de obra y dinero sino que por el contrario vale mucho la pena”.

“No podemos tomar el número de casos confirmados como el único criterio o el criterio determinante”, declaró Lam en un punto de prensa.

“La eficacia no abarca solo la tasa de curados, sino también la política de prevención de la enfermedad”, agregó.

El Gobierno de Hong Kong quiere llevar adelante una política más activa de detección, cercana a la que realiza China continental, donde aparecieron focos de epidemia en las últimas semanas.

El Gobierno advirtió hoy temprano que las autoridades podrían ingresar en las viviendas en caso de que las fuerzas del orden sospechen que hay personas que se ocultan en sus casas o se niegan a someterse al test obligatorio.

El vicejefe del ejecutivo Matthew Cheung indicó que las autoridades recurrirán a confinamientos “más amplios y más frecuentes” ante la llegada del Año Nuevo chino la semana próxima.

Hong Kong estuvo ya en alerta cuando se detectaron los primeros casos del nuevo coronavirus en China hace más de un año.

La ciudad, con grandes rascacielos, registró oficialmente menos de 10.000 casos y unos 170 muertos desde el comienzo de la pandemia.