Tras un procedimiento inicial con arrestos fuera del edificio, los agentes debieron esperar dos horas hasta conseguir una orden para entrar al recinto donde se realizaba la fiesta sexual. También incautaron licores y equipos de luces y sonido.

La policía francesa irrumpió en una orgía en un almacén a las afueras de París en la que participaron al menos 81 personas que violaron el toque de queda impuesto por el gobierno para evitar los contagios de coronavirus.

Personas que vivían cerca al lugar alertaron a la policía sobre la masiva fiesta sexual. El evento tuvo lugar el viernes por la noche en Collegien, a unas 20 millas del centro de París.

Cerca a las 9 p.m., los agentes llegaron al lugar, donde encontraron a 11 personas en el estacionamiento. Los detenidos fueron multados con 135 euros por violar el toque de queda que restringe el movimiento de 6 p.m. a 6 a.m.

Francia cierra sus fronteras a los países que no sean de la UE

Sin embargo, los policías no pudieron entrar al almacén sino dos horas después, luego de conseguir una autorización. Adentro, las autoridades se encontraron con decenas de personas que participan de un orgía, informó el diario británico The Independent.

En un trabajo mancomunado con jueces locales que realizaron una sesión de emergencia en la madrugada, los agentes confiscaron licor y un sistema equipos de luces y sonido.

En total, 81 personas fueron multadas por violar las normas impuestas por el gobierno franceses. El país europeo es uno de los más afectados en el mundo por la pandemia con más de 77 mil muertos y más de 3 millones de infectados.

“Este evento no se podía realizar porque era una violación al toque de queda, además hubo problemas con las máscaras y el distanciamiento social”, dijo un investigador.

“Las personas involucradas en la fiesta libertina cooperaron con la policía y no hubo resistencia a la autoridad”, agregó.

Francia se alza contra el incesto y la violencia sexual: #MeTooInceste

Los antecedentes en Bélgica

Esta no es la primera orgía en la que la policía europea interviene en tiempos de pandemia. El pasado diciembre las autoridades en Bélgica desmantelaron una fiesta sexual clandestina que tenía lugar en una casa de huéspedes ubicada frente a un hospital donde se atienden a pacientes contagiados de COVID-19.

Alrededor de la una de la mañana se dio la primera alerta a la Fiscalía de Luxemburgo, la segunda fue a las 3 de la mañana. En ambas se señalaba a un alojamiento en Saint-Mard, una municipalidad de Virton (Bélgica), como el epicentro de una fiesta donde decenas de personas estaban violando las restricciones a las aglomeraciones impuestas por la pandemia del coronavirus.

La policía se trasladó al lugar y encontraron más de 50 personas en la celebración. En la redada se encontraron estupefacientes, alcohol, cápsulas de gas de la risa, y que varias personas estaban desnudas, aparentemente tomando parte en una gran orgía.

La fiesta fue motivada por el cumpleaños 28 de una mujer, según lo que informó el periódico La Meuse, pero para participar -sobre todo de la orgía- era necesario pagar unos 250 euros (cerca de 300 dólares), que incluían “poder disfrutar de alcohol ilimitado y otros placeres”.

Dos semanas antes otra fiesta sexual se había celebrado en Bélgica, en esta ocasión la policía irrumpió en una orgía en el centro de Bruselas en la que participaban 25 hombres, entre ellos un eurodiputado húngaro y varios diplomáticos, según informó este martes el diario DH.

“Interrumpimos un gang bang”, declaró una fuente policial al periódico en relación con la fiesta sexual, que tuvo lugar en un bar del centro de la capital belga.

Según el diario, en la orgía, en la que había estupefacientes, participaban diplomáticos y el eurodiputado húngaro József Szájer. El miembro del Parlamento Europeo intentó fugarse y luego dijo a los agentes que tenía inmunidad parlamentaria.