Cinco hombres permanecen detenidos en Colonia Dora, departamento Avellaneda, sospechosos de atacar a trompadas, ladrillazos y patadas a dos policías, uno de los cuales se encuentra internado en la ciudad Capital.

Los borrachos lanzaron una “lluvia” de pedradas y ladrillazos. Corrieron 200 metros a los policías. Uno fue hospitalizado y el otro también resultó lesionado. Cinco están presos y el sexto es menor.

Así lo dispuso la jueza de Control y Garantías de Añatuya, General Taboada, Gladys Liliana Lami, al conceder el requerimiento de la fiscal Florencia Garzón, a cargo de la investigación, y prolongar las detenciones de los imputados.

Dos muertos y un policía grave tras un enfrentamiento a tiros en Alcorta

El operativo

Según el procedimiento, todo comenzó a las 8 de la mañana. El agente Darío Garzón circulaba en su motocicleta por calle Varsovia y al arribar a la intersección con avenida San Martín, del Bº Centro, descubrió que una motocicleta se encontraba estacionada en el centro de la calle e impedía el paso de vehículos.

Al parecer, seis sujetos habían interrumpido el paso de todo vehículo y transeúntes e improvisado la arteria en un escenario de música y ronda de copas.

Un policía esta grave al intentar evitar el robo de su moto

Reticencia

En minutos, Garzón instó a los sujetos a liberar la calle y retirarse. Lejos de obedecer, los sujetos reaccionaron de manera violenta. Recogieron ladrillos, piedras y botellas y desafiaron a Garzón a pelear.

El funcionario solicitó refuerzos. Arribó el policía Jorge Deger, quien descendió de su motocicleta e intentó apaciguar a los exaltados. Pero fue peor.

Más locos

Urgente, los individuos se pusieron como locos lanzando proyectiles, uno de los cuales impactó en la cabeza del agente Garzón y le provocó heridas.

Superados numéricamente, los policías retrocedieron unas dos cuadras aproximadamente, sin que la “lluvia” de ladrillazos menguara.

En vano, Garzón hizo un disparo al aire, resuelto en dispersarlos, ya que los sujetos prosiguieron el ataque causando múltiples destrozos en derredor.

Para entonces, el escándalo ya había despertado a los vecinos, quienes observaban todo asomándose tímidamente desde las ventanas.

Fracasaron al intentar copar un patrullero y robar moto

En pleno fragor del bochorno, habrían arribado más refuerzos. Uno de ellos fue el cabo Laserna, quien llegó en su vehículo particular.

Al parecer, al agruparse al lado de otros policías también recibió el impacto de una piedra que dio de lleno en la cabeza, sin que pudiese identificar al atacante, y mientras la patota rodeaba a los policías que habían llegado en un patrullero.

No les resultó suficiente. Envalentonados, también intentaron ingresar al móvil policial y hasta robarse una de las motos de los policías, pero un efectivo logró conducirla hasta una casa y que su propietario cerrase el portón.

Finalmente, los policías fueron respaldados por más funcionarios provenientes de la Comisaría Nº 42 de Colonia Dora, personal de la 55 de Icaño, de la Comisaría Comunitaria Nº 19, de Herrera y hasta de la Patrulla de Camino perteneciente a la División Seguridad Vial.

Uno de los agresores tiene 14 años

De acuerdo con la investigación, la Justicia mantendría detenidos a Luis Osvaldo Sosa (34), Oscar Rufino Sosa (33), Julio César Cisneros (19), Juan Agustín Castaño (22), Luis Alberto Sosa (25) y hasta ayer a demorado a un adolescente de 14 años.

A excepción del menor, el resto enfrenta graves cargos incluido haber vulnerado el Decreto Presidencial Nº 260/2020 sobre Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por la pandemia de Covid-19 y Art. 205 del Código Penal.

Socio ambiental

Ahora, las fiscales Florencia Garzón y María Emilia Ganem ganaron un tiempo vital para profundizar el proceso. Dispondrían testimoniales, un riguroso socio ambiental y otras medidas trascendentes.