Sigue la polémica por el caso del Juan Pablo ‘Indio’ Ramírez, el jugador colombiano que hace parte del equipo Bahia en Brasil y que es acusado de haberle dicho ‘calla la boca, negro’ a Gerson, un jugador del Flamengo en medio de un partido.

Ahora la Policía civil de Rio de Janeiro acusó a Ramírez de haber cometido una ‘injuria racial’, delito que lo podría dejar hasta tres años en la cárcel.

Hasta ahora el colombiano de 23 años niega haber lanzado el ataque racista, sin embargo, la Fiscalía serpa quien decida con base en una investigación si presenta una denuncia formal contra Ramírez o desestima la denuncia pública.

La Academia Argentina de Letras sale en defensa del uruguayo Cavani, acusado de racismo

“Las investigaciones comprueban la dinámica del hecho y la versión de la víctima, desde el momento en que dijo haber sufrido la agresión injuriosa por prejuicio hasta su comportamiento después de la finalización del partido”, se lee en un comunicado emitido por la Policía.

Según la Comisaría de Crímenes Raciales y Delitos de Intolerancia de Brasil, ellos llegaron a esa conclusión después de escuchar testimonios y viendo los videos del partido donde se “comprueba” la indignación de la presunta víctima al escuchar el insulto racista del colombiano el pasado 20 de diciembre entre el partido entre Flamengo y Bahia en el que los primeros ganaron 4-3.

Según Gerson, este se dirigió a él cuando escuchó la expresión ‘Calla la boca, negro’. En declaraciones posteriores, afirmó que nunca antes había sido víctima de racismo y que ésta no será la primera vez que permita una conducta discriminatoria en su carrera deportiva.

“Yo nunca hablé nada de eso porque nunca lo sufrí, pero esto no lo puedo aceptar”, dijo en declaraciones a la prensa deportiva de ese país.

La reacción del club, en ese momento, fue cesar las actividades del “Indio” para iniciar una investigación con la intención de esclarecer cuál fue la conducta del colombiano en el campo de juego.

Según el comunicado oficial del Esporte Clube Bahia, Ramírez habría alegado su inocencia en los preliminares de la indagación, con lo que la entidad deportiva estaría siguiendo los procedimientos del caso antes de tomar una decisión: “se le está dando la oportunidad de defenderse de algo tan grave”, dice el comunicado, para agregar que “es imprescindible y fundamental que la voz de la víctima sea la predominante”.

La sanción que le podrían aplicar a Cavani por haberle escrito “gracias, negrito” a un amigo

Sin embargo, dos días después, el club brasileño Bahia anunció la próxima reincorporación del mediocampista colombiano Juan Pablo Ramírez por falta de pruebas sobre las presuntas declaraciones racistas que motivaron su apartamiento. El equipo decidió que “incluso dando relevancia a la narración de la víctima, no debe mantener el apartamiento del atleta ‘Indio’ Ramírez, ante la inexistencia de pruebas y las posibles diferencias de comunicación entre interlocutores de lenguas diferentes”.

“El atleta se reincorporará a la formación apenas los profesionales de la comisión técnica y los psicólogos lo consideren adecuado”, añade el comunicado, titulado “carta a la sociedad – Actuar estructuralmente y profundizar el debate racial”. Las acusaciones de Gerson dieron pie a una ola de declaraciones de repudio contra el racismo y a la apertura de expedientes ante instancias judiciales y ante el Tribunal Superior de Justicia Deportiva. Bahia anunció en el mismo comunicado una serie de iniciativas para combatir las discriminaciones en el deporte rey.

El pasado 24 de diciembre, el mediocampista se pronunció:

“En ningún momento fui racista con alguno de los jugadores, ni con Gerson ni con ningún otro jugador. Pasa que cuando hacemos el segundo gol, llevamos la pelota a la mitad para reanudar el juego rápidamente. Bruno Henríque amaga y le digo a él que juegue rápido, le dije que jugara serio. Gerson me habló algo, pero todavía no entiendo mucho portugués y yo le dije que jugara rápido”.