El hecho ocurrió en Urquiza al 1400, a media cuadra de la Legislatura. Se llevaron todo.

Por segunda en dos meses la oficina de un productor de seguros, ubicada en Urquiza al 1400 (corazón de barrio Sur) volvió a ser blanco de la delincuencia.

Lisandro Hubely (28) titular de la agencia, fue quien despertó esta madrugada con el llamado de varios vecinos que le avisaban que la puerta de su local estaba abierta. También le indicaron que estaba la policía y la sirena de la alarma comunitaria se había activado.

No hizo falta ninguna otra explicación.

Le robaron su herramienta de trabajo a una joven emprendedora

Oficina vacía

Minutos después el productor llegó al lugar y enfrentó lo peor. La oficina (ubicada a media cuadra de la Legislatura Provincial) estaba prácticamente vacía.

“Me llevaron todo. Sillas, computadoras, teléfonos, impresoras, algunos electrodomésticos que había. También un aire acondicionado que aun no habíamos instalado”, dijo hoy el damnificado.

Ni siquiera los anteojos de la víctima se salvaron de la voracidad de los delincuentes.

“Hace dos años que puse esta oficina y ahora es la segunda vez que me roban en el año. Esto ya no da para más”, continuó Lisandro que no pudo contener las lágrimas.

Por lo que se pudo averiguar, los ladrones se movilizaban en motos. Y quizás fue por ese motivo que lo único que no pudieron llevarse fue un escritorio.

Preocupa la ola de robos en barrio Mayoraz

 

Debido al siniestro Lisandro hoy no pudo trabajar y no tiene fecha segura de cuándo podrá reiniciar la actividad.

“En primera instancia la oficina va a estar cerrada. Para poder trabajar muchas cosas las mudé a mi casa y otras tengo en lo de mis amigos que me están haciendo el ‘aguante’.

Hartazgo e indignación

“Todo esto te quiebra el ánimo. Si abro de nuevo sé que me van a volver a robar. Ya me pasó dos veces… no quiero que me pase una tercera vez”, sentenció.

Después de lo ocurrido Lisandro esbozó una reflexión: “Estoy harto de escucharlo a Perotti… a Saín. Estoy harto de no escucharlo a Jatón. En Santa Fe nadie te da una respuesta. Los laburantes somos siempre los que pagamos los platos rotos”, cerró.