Desde el gobierno provincial acusaron al municipio de otorgar una “habilitación trucha” para una actividad “que contraviene todas las regulaciones sanitarias para la contención del covid”
Una mujer de 30 años se encuentra en gravísimo estado luego de sufrir una sobredosis de drogas en una fiesta electrónica que se desarrolló este fin de semana en la localidad de Armstrong, ubicada a unos 90 kilómetros de Rosario. El subsecretario de Seguridad Preventiva, Diego Llumá, denunció que el evento se realizó con una “habilitación trucha” por parte del municipio de esa ciudad y aseguró que la provincia ya había puesto en conocimiento de la justicia de que se iba a realizar una actividad masiva no habilitada en el contexto de la pandemia..

La fiesta electrónica se realizó en el predio La Fermina y tuvo como estrella invitada al conocido DJ británico Nick Warren. Las primeras informaciones señalan que el evento fue habilitado por la Municipalidad de Armstrong y tenía un cupo para 800 personas, pero en realidad se vendieron 1.200.

Siete detenidos con drogas en una fiesta electrónica de Rosario

En declaraciones al programa “Todos en La 8”, Llumá aseguró que los organizadores tenían una “habilitación trucha”. Confió: “Se vendieron 1.200 entradas. La habilitación trucha que otorgó el municipio era para 800 personas. Nos enteramos de esta situación con anticipación, 24 horas antes porque los organizadores tuvieron la desfachatez de contratar servicios de policías adicionales para una fiesta electrónica, que contraviene todas las regulaciones sanitarias para la contención del covid”.

“Las fiestas electrónicas no son racionalmente posibles en el marco de una pandemia. Hubo una habilitación trucha que va en contravención del marco legal de la pandemia. Hay habilitación, pero es como si yo quisiera habilitar el homicidio. El municipio puede querer habilitar una actividad que es un delito, pero la policía notificó que al Ministerio de Seguridad y dimos parte a la Justicia, es decir al fiscal de Flagrancia quien a su vez informó anticipadamente al fiscal Regional sobre la realización de esa fiesta”, agregó Llumá.

Notificaciones al fiscal
El funcionario de la provincia apuntó contra la Secretaría de Gobierno del municipio, y remarcó: “Le solicitamos en tres oportunidades al Fiscal durante la realización de esta fiesta, que nosotros anticipamos que se iba a hacer, qué temperamento teníamos que tomar. Le pedimos al fiscal que le indique a la policía cómo actuar. Las respuestas fue dilatar todo. Desde Fiscalía nos decían que lo estaban evaluando. Esas son las respuestas que toma una persona cuando no quiere tomar una decisión. Veinticuatro horas antes y durante la realización del evento, nosotros monitoreamos lo que ocurría y le fuimos informando al fiscal. La policía consultó en dos oportunidades al fiscal sobre los pasos a seguir. Todo está documentado. Una de las consecuencias de todas las actividades ilegales que se dieron en la fiesta fue la intoxicación de una mujer”.

Laguna Paiva: murió un adolescente y sospechan que fue por sobredosis

“Espero que a raíz del impacto que tuvo esto en Armstrong, espero que los otros municipios y los productores de este tipo de espectáculos, que en este casos es de Rosario, tengan en cuenta que la pandemia sigue y actividades que están reguladas por decretos provinciales y nacionales. Hay actividades que se permiten con un cupo, pero ninguna de ellas es una fiesta electrónica”, remarcó Llumá.