Venezuela no puede (o no quiere) vacunarse. El régimen venezolano ha promocionado las gotas de Corvativir como una posible cura contra el coronavirus mientras se muestra incapaz de acceder a las vacunas.

Neutralizar el coronavirus sin un solo efecto secundario. ¿No hay aguja? No hay problema. Sólo unas gotas del líquido mágico bajo la lengua cada cuatro horas y es adiós al bloqueo, hola a la buena salud.

“De Venezuela para el mundo”, declaró Nicolás Maduro en un discurso por TV nacional, mostrando dos frascos brillantes de Carvativir.

La oposición venezolana se prepara para presentarle sus planes a Biden

Los profesionales médicos venezolanos dicen ahora que las “gotas milagrosas” de Maduro -que prometió que se producirían rápidamente en masa- son en realidad un extracto de la hierba de tomillo, utilizada en terapias homeopáticas y en la cocina ordinaria.

Sin embargo, hay un aspecto de la campaña de marketing que sí es cierto. Más que cualquier otra nación del hemisferio occidental, este Estado socialista roto podría necesitar un milagro para derrotar al nuevo coronavirus.

Venezuela está tan atrasada en el abastecimiento de vacunas que los analistas dicen que podría pasar hasta 2023 o más tarde antes de que adquiera las suficientes para lograr la inmunidad de grupo. Esto la sitúa en el último peldaño de las naciones -junto a sus pares autoritarios Corea del Norte, Siria y Myanmar- donde no se esperan campañas de vacunación generalizadas hasta mucho después de que el resto del mundo haya recuperado una apariencia de vida normal.

Nicolás Maduro volvió a hablar de las “gotitas milagrosas” de Carvativir

Para un país sumido en una crisis humanitaria mucho antes de la pandemia y en el que dos hombres -Maduro y el líder de la oposición apoyado por Estados Unidos, Juan Guaidó- reclaman la presidencia, los problemas de Venezuela son tanto económicos como políticos. Más de dos décadas de mala gestión y corrupción han vaciado las arcas del Estado, han quebrado el sistema de salud y han llevado al otrora lucrativo sector petrolero a una espiral de muerte. Mientras tanto, miles de millones de dólares en activos estatales permanecen congelados por los gobiernos, incluido el de Estados Unidos, que se oponen al gobierno socialista de Maduro.

Maduro afirma que la resistencia de la oposición a descongelar esos activos -y las sanciones de Estados Unidos que dificultan la financiación y las compras- han dejado a su gobierno sin los recursos que necesita para competir en la pugna mundial por las vacunas contra el coronavirus.

Los críticos sostienen que el autocrático Maduro está retrasando a propósito la adquisición de vacunas, ya que pretende presentar a la nación como una víctima con la esperanza de obtener un alivio de las sanciones por parte de la nueva administración de Biden.

Mientras los bandos se enfrentan, al pueblo venezolano se le puede estar acabando el tiempo. El gobierno de Maduro no cumplió el mes pasado con un plazo crítico para participar en un programa de vacunas vinculado a la Organización Mundial de la Salud, diseñado para ayudar a los países en desarrollo a obtener suministros de vacunas contra el coronavirus. Paolo Balladelli, jefe de la OMS en Venezuela, tuiteó el martes que el país todavía puede obtener hasta 2,4 millones de dosis -un buen comienzo para un país de 28,5 millones de habitantes- si se adhiere al programa antes del martes.

Pero las conversaciones entre Maduro y la oposición para llegar a un gran acuerdo se han empantanado. Ninguna de las partes proyecta optimismo.

“Estamos en discusiones frenéticas con cualquiera que podamos alcanzar para sacar esto adelante por las consecuencias que tendrá para la población venezolana”, dijo Ciro Ugarte, director de emergencias sanitarias de la Organización Panamericana de la Salud, el brazo latinoamericano de la OMS. “Lo que queremos es que la población venezolana se vacune, y como vemos ahora, eso no es posible todavía”.

En una búsqueda de respuestas, el gobierno de Maduro se está aventurando en el realismo mágico, vendiendo remedios caseros que incluyen tés de hierbas y gotas milagrosas en un intento de calmar a una población largamente sufrida. Al presentar Carvativir a la nación la semana pasada, Maduro afirmó que no podía revelar la identidad del inventor del medicamento, incluso cuando blandía un libro que nombraba al científico en la televisión nacional.

Ese libro, que se puede encontrar fácilmente en Internet, identifica a Raúl Ojeda como el investigador principal del compuesto que contiene el ingrediente activo Isotimol. La contraportada describe a Ojeda como “escritor, poeta, altruista e investigador bioquímico”, y lo identifica como empleado de Labfarven, un laboratorio que produce las gotas y que, según los registros corporativos, solía vender piezas de automóviles.

Los médicos venezolanos fueron inicialmente cautelosos en sus evaluaciones de un compuesto que, según ellos, se ha utilizado en enjuagues bucales y antisépticos para matar bacterias. Pero tras analizar los hallazgos de Ojeda, ahora califican las afirmaciones de Maduro no sólo de falsas, sino de peligrosas. Maduro ha rechazado las críticas, diciendo que la “envidia” ha “desatado una campaña brutal contra Carvativir”.

Ojeda no respondió a una solicitud de entrevista.

Enrique López Loyo, director de la Academia Venezolana de Medicina, calificó las gotas como “una cortina de humo en torno a la necesidad imperiosa de vacunas.”

“La gente podría pensar “bueno, estoy tomando mis gotas milagrosas, así que estoy protegido, y luego tener la audacia de no tomar ninguna otra precaución”, dijo.

Tal vez intuyendo que Carvativir puede no ser suficiente, el gobierno de Maduro también está recurriendo al largamente demonizado sector privado en busca de un remedio financiero. Los funcionarios están explorando si las empresas privadas pueden ayudar al gobierno a sortear las barreras a la financiación y las transferencias de fondos que han sido erigidas por las sanciones de Estados Unidos.

Sin otra solución, a Venezuela le quedarán pocas opciones para acabar con la pandemia.

El gobierno ha firmado un contrato por 10 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, pero no se ha anunciado ninguna fecha de entrega. El gobierno ha señalado vagamente que podrían llegar algunas vacunas chinas, pero no está claro el número de dosis.

La última y mejor esperanza de Venezuela podría ser el eventual éxito de una o más de las vacunas que está desarrollando la Cuba comunista. Pero los analistas afirman que aún faltan meses para que esa ayuda llegue.

El remedio cubano “es una vacuna hecha para nosotros, al ritmo del guaguancó, al calor del Caribe”, aseguró Maduro a sus compatriotas, refiriéndose a un subgénero de la rumba cubana.

Por fortuna, por falta de pruebas o por mala información, las estadísticas del coronavirus en Venezuela han resultado hasta ahora mejores que las de sus vecinos. El país ha registrado 127.000 casos de infección y menos de 1.200 muertes, muy por debajo de los 2,9 millones de infecciones y casi 54.000 muertes registradas por la vecina Colombia. Sin embargo, como muestra el repunte de casos en Cuba, que había logrado controlar en gran medida el virus hasta las últimas semanas, Venezuela sigue en alto riesgo de calamidad.

El gobierno de Maduro afirma que las sanciones de Estados Unidos y la resistencia de la oposición interna han hecho imposible cumplir casi cualquier compromiso financiero para comprar vacunas. Las sanciones de Estados Unidos contienen excepciones para las medicinas y los alimentos. Pero Jorge Arreaza, el ministro de Asuntos Exteriores de Maduro, dijo a The Washington Post que las empresas y los bancos tienen demasiado miedo de entrar en conflicto con Washington como para hacer negocios con Venezuela.

“No hemos podido pagar [las vacunas] por ningún medio”, dijo Arreaza. “Tenemos prohibido utilizar el sistema financiero. Ningún banco recibe dinero venezolano por miedo a las sanciones”.

En diciembre, los abogados que representan al banco central de Venezuela buscaron liberar los fondos congelados en Gran Bretaña para cubrir un pago inicial de 18,1 millones de dólares y un pagaré de 101,8 millones de dólares necesarios para asegurar las vacunas a través de Covax, el programa vinculado a la OMS para que los países de bajos y medianos ingresos obtengan suministros de vacunas. El gobierno de Maduro solicitó el apoyo de la oposición de Guaido para su petición, argumentando que estaban en juego vidas venezolanas y pidiendo que los fondos se transfirieran directamente a Covax.

La oposición se negó, diciendo que Maduro tiene claramente otros medios para pagar. La maltrecha industria petrolera aún puede generar cientos de millones de dólares al mes, y los funcionarios han hablado de comprar armas a Irán.

También está la cuestión de la confianza.

La oposición y los funcionarios estadounidenses citan un acuerdo que el equipo de Guaido hizo con Maduro para descongelar 2,5 millones de euros en España para pagar los envíos de 340.000 kits de pruebas de coronavirus y máquinas de procesamiento a través de la Organización Panamericana de la Salud en octubre.

La oposición y la OPS dicen que los kits de pruebas no llegaron a los hospitales que las partes habían acordado, sino que fueron desviados a los laboratorios del gobierno. Sólo se ha utilizado un 2% de esas pruebas, dicen.

“No tenemos idea de dónde está el resto”, dijo el médico infectólogo Julio Castro, principal asesor de la oposición en la lucha contra el coronavirus.

Arreaza desmintió esas afirmaciones y dijo que sólo se enviaron algunas máquinas de análisis de antígenos a diferentes lugares bajo la dirección de los funcionarios regionales de salud.

“Todo lo acordado el año pasado se cumplió”, dijo.

Ugarte, de la OPS, dijo que un acuerdo separado con la oposición y el gobierno de Maduro para llevar 10 millones de dólares en EPP y medicamentos a Venezuela para hacer frente a la pandemia había sido más exitoso, con “alrededor del 80 por ciento” de la ayuda llegando a su destino previsto.

Pero Maduro ha sido acusado durante mucho tiempo de politizar la ayuda extranjera. Un envío de ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos, por ejemplo, se ha retrasado durante meses por la insistencia de su gobierno en controlar la distribución. Las autoridades han tomado medidas enérgicas contra las organizaciones benéficas privadas que eluden al gobierno para ayudar directamente a los pobres o los enfermos.

El acceso a los fondos, dijo Guaidó a los periodistas en Caracas esta semana, no es el problema. “Esa es la propaganda de la dictadura para tratar de excusarse y señalar con el dedo y confundir al mundo entero”.

El gobierno de Biden, que señaló esta semana que no tiene planes inmediatos de conversaciones directas con Maduro, ha sugerido, sin embargo, que podría ser más flexible de lo que fue el gobierno de Trump para abordar la crisis humanitaria del país.

Los funcionarios estadounidenses dicen que no se puede confiar en el gobierno de Maduro para distribuir las vacunas contra el coronavirus. Pero dicen que están preparados para considerar la emisión de licencias especiales que otorgarían a los fabricantes de vacunas exenciones explícitas de las sanciones de Estados Unidos.

Ugarte sugirió que si Maduro y la oposición pudieran llegar a un acuerdo, los plazos de pago incumplidos podrían ser perdonados.

“Esta es una situación muy polarizada, y ambas partes necesitan llegar a un acuerdo”, dijo. “Si logran pagar las vacunas, no veo cómo Covax podría negar su solicitud”.