“Me atravesó la mano izquierda, entró y salió. Me lo pegó bien de cerca, lo que hizo que el impacto sea fuerte y tenga la salida”, relató la víctima. Además dijo que le hicieron dos placas porque la médica no entendía cómo el proyectil no había tocado ningún órgano.

El violento episodio ocurrió el viernes de la semana pasada en la zona de las calles Algarrobos y Madreselva de ese distrito costero y fue denunciado en sede policial.

La mujer relató que volvía de trabajar en su moto cuando fue interceptada por tres sujetos que intentaron robarle. En ese marco, uno de los ladrones le disparó en el pecho y a quema ropa.

Domingo violento en la ciudad de Santa Fe

A pesar del impacto, pudo seguir conduciendo hasta su casa y luego recibió la asistencia en el Samco de Rincón y en el Hospital Cullen.

“Me repetían ‘dame todo o te quemo’. Cuando estaba por frenar, me gatilló y me pegó un tiro en el pecho. Me atravesó la mano izquierda, entró y salió gracias a Dios. Me lo pegó bien de cerca, lo que hizo que el impacto sea fuerte y tenga la salida”, dijo la joven.

Más adelante dijo que una vez en el Cullen le hicieron dos placas porque la médica no entendía cómo la bala no había tocado ningún órgano, “cómo estaba viva”.

Entraron a robar a un bar y se llevaron la caja registradora y cervezas

“A veces digo por qué tanta maldad, la moto se la iba a dar, no sé por qué lo han hecho, no opuse resistencia. Ahora vivo una situación fea y triste, nosotros hace cuatro años que vivimos acá, nunca pasó nada. Pero ahora me da miedo hasta ir a los controles médicos. A la noche no puedo dormir, me dan miedo los ruidos. Falta un poco de iluminación, los yuyos están altos. A mi me salieron detrás de un pastizal y no había luz en esa calle”, continuó con la narración