Miles de peregrinos participaron de una tradicional fiesta del rito ortodoxo, donde “santificaron” frascos para repartir entre los fieles.

En Bulgaria, se celebró la Fiesta de la Miel, donde miles de frascos de ese producto fueron bendecidos para curar enfermedades, incluido el COVID-19, aún sin evidencias científicas. Se trata de una tradición que recuerda al santo ortodoxo San Caralampio, que usaba la miel para sanar sus heridas. Fue en la iglesia de Presentación de la Santísima Virgen en Blagoevgrad, donde la ceremonia se repite año tras año el 10 de febrero, aniversario de la muerte del santo.

Maduro pregona una cura milagrosa para encubrir un enorme problema

“Después del rito, la miel se lleva a su casa y hay que consumirla cada día, porque la miel es un milagro de la naturaleza y un remedio para cualquier dolencia”, relató a la televisión estatal Adelina Stefanova, responsable del museo religioso anexo a la iglesia.

Cómo es el rito de la miel en Bulgaria

Desde hace 15 años en ese templo, los creyentes ortodoxos ubican en forma de cruz sus frascos de miel, y sobre ellos se colocan velas en un ritual de cantos y rezos para consagrar este alimento, que ellos consideran a la vez un remedio.

El 10 de febrero es la fecha de la muerte de San Caralampio, pero también el Día de los Apicultores. Por eso, miles de peregrinos indicaron que ahora este encuentro religioso tuvo un incremento en el número de participantes, en plena pandemia. Y por eso, también mayor demanda de “miel santificada”.

En Bulgaría, apenas 1 % de vacunados

En Bulgaria, viven 7 millones de habitantes y se registraron 10 mil muertos por COVID. El país está al final de la lista de naciones de la Unión Europea que han recibido vacunación, con menos del 1 % de la población inmunizada.

Además de inconvenientes en el suministro de la vacuna Astra Zeneca, las autoridades sanitarias hacen frente ahora a la resistencia de casi la mitad de la población a vacunarse, ya que proliferan diferentes teorías que cuestionan la peligrosidad del virus. Frente a esto, muchos ciudadanos optaron por la utilización de la “miel santificada” para remediar sus males y alejarse del COVID-19.

Pakistán informó que la vacuna de CanSinoBIO tuvo una eficacia del 65,7% contra el covid-19

Esta mezcla de escepticismo sobre la pandemia, la desconfianza en las vacunas y la falta de previsión hacen que este país ahora corra serio riesgo de ser el último en salir de la pandemia, según anticipan funcionarios europeos.

Los ritos ortodoxos ya generaron polémica a principios de enero, cuando se celebraron las tradicionales ceremonias de la epifanía sin respetar las medidas básicas de prevención contra los contagios. En esas ceremonias, en las que se conmemora el bautismo de Jesús, hay jóvenes que se sumergen en las aguas heladas de ríos y lagos para recuperar crucifijos arrojados por sacerdotes.