Elisabeth tenía 81 años. El entrenador tuvo que quedarse en su casa debido a las restricciones a los vuelos entre el Reino Unido y Alemania.

El técnico del Liverpool, Jürgen Klopp, vive un momento muy duro: su madre murió en Alemania y él no pudo viajar a su país para despedirse de ella. “Significaba todo para mí, era una gran madre en el mejor sentido de la palabra. Como devoto cristiano, sé que está en un mejor lugar”, dijo.

El motivo por el que el DT no logró asistir al funeral es porque los vuelos entre el Reino Unido y Alemania están suspendidos, como mínimo, hasta el 17 de febrero para evitar la transmisión de las nuevas cepas de coronavirus.

Elisabeth falleció este martes a los 81 años y la última vez que Klopp pudo visitarla fue para la celebración de su cumpleaños. “Cuando la situación lo permita, honraremos su vida”, agregó el entrenador.

Alemania impuso estrictas restricciones de viaje desde países como Reino Unido, que se vieron afectados por la nueva, y más contagiosa, variante del coronavirus.

“El hecho de que no pudiese estar en el funeral se debe a estos tiempos terribles”, afirmó el técnico de 53 años. “Tan pronto como lo permitan las circunstancias, conmemoraremos unas maravillosa exequias acordes a ella”, añadió el antiguo entrenador del Borussia Dortmund.

El miércoles, la cuenta oficial de Twitter del Liverpool mostró sus condolencias con el mensaje ‘You’ll Never Walk Alone, Jurgen (Nunca caminarás solo, Jurgen)”, acompañado de una fotografía de Klopp y un corazón.