La experta de la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud, Catherine Smallwood, advirtió: “Debemos seguir de cerca todas las posibilidades, dado que cuando una variante se vuelve predominante, puede afectar la curva de incidencia”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que Europa aún sigue siendo “vulnerable” a la segunda ola de la pandemia que atraviesa ya que el organismo registró la presencia de la nueva variante sudafricana en al menos 19 países, y pidió no caer en un “falso sentimiento de seguridad”.

“Según los datos del miércoles, la variante B.1.351 fue registrada en 19 países europeos”, dijo la experta de la oficina regional de la OMS, Catherine Smallwood, y agregó que se debe “seguir de cerca todas las posibilidades, dado que cuando una variante se vuelve predominante, puede afectar la curva de incidencia”.

La OMS señaló también la preocupación por la propagación de la mutación británica, detectada el 19 de diciembre último en el Reino Unido, y que ya está en casi la mitad de los países de la región, informó la agencia Sputnik.

El balance global de la pandemia es de más de 2,3 millones de muertos

Mientras el mundo superaba este jueves la barrera de los 107 millones de casos totales, tras sumar más de 435.000 en un día, y acumulaba más de 2.3 millones de muertes (13.457 en la víspera), el mayor fabricante de medicamentos del Reino Unido, AstraZeneca, dio una buena noticia.

La farmacéutica informó que planea acelerar la adaptación de la vacuna que desarrolló con la Universidad de Oxford a las nuevas variantes del virus en un plazo de seis a nueve meses y que firmó una carta de intención con el laboratorio alemán IDT Biologika para producir más para Europa a partir del segundo trimestre de este año.

Si bien los resultados del antígeno demostraron una eficacia del 76% tras la primera dosis alcanzando al 82% en la segunda y sigue siendo efectiva contra la mutación británica, su efectividad contra la variante sudafricana se redujo a entre 10 y 20%.

No obstante, la inequitativa adquisición de las vacunas y las desinteligencias en su distribución calaron hondo en la Unesco, que instó a los laboratorios a suspender de manera “urgente” las patentes mientras dure la pandemia, para garantizar que las poblaciones más vulnerables sean inmunizadas y evitar la generación de nuevas mutaciones, al asegurar que se trata de “un bien común de la humanidad”.

Asimismo, llamó a que los Gobiernos no realicen acuerdos bilaterales con la industria “por cuanto se pone en desventaja a los países con menores ingresos en el acceso a las vacunas”.

Mientras tanto, la campaña de vacunación masiva en Rusia aumentaba su alcance, aunque todavía está en su punto de partida, por lo que para popularizar la inmunización se debe sensibilizar a la población, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Se prevé que hasta marzo de 2021 la vacunación se lleve a cabo principalmente con la Sputnik V, del Centro Gamaleya; a partir de marzo, con Sputnik V y EpiVacCorona, del Centro Vector, y para abril se añade la vacuna Covivac del Centro Chumakov, si logra obtener el registro en febrero.

La UE admite errores en la estrategia para la compra de vacunas

En paralelo, en Alemania, en un intento por neutralizar el aumento de casos de las nuevas variantes de la Covid-19, el ministro de Interior, Horst Seehofer, anunció que el país cerrará las fronteras con República Checa y la región austriaca del Tirol, que se encuentra aislada desde ayer.

“Eso es lo que decidiremos. Fue lo acordado con la canciller (Angela Merkel) y el vicecanciller”, indicó el Ministro al diario Süddeutsche Zeitung, en una entrevista en la que precisó que la medida debía entrar en vigor el “domingo por la noche” y que se están discutiendo todavía qué excepciones se contemplarán.

El Gobierno checo, por su parte, anunció que había aislado tres cantones, dos de ellos en la frontera con Alemania, por lo que los habitantes no pueden abandonar esos territorios, salvo excepciones.

En Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia con cerca de 27 millones de casos y casi 470.000 decesos, un estudio de la revista The Lancet informó que se podría haber evitado el 40% de esas muertes si las tasas de fallecimientos se hubieran correspondido con las de otros países del G7 de altos ingresos, y criticó con dureza las políticas sanitarias implementadas por el expresidente Donald Trump.

En simultáneo Brasil, la segunda nación más enlutada del globo, con más de 234.000 y 9,6 millones de casos, debió suspender las clases presenciales en nueve escuelas de San Pablo, el estado más castigado por el virus, mientras se multiplican los llamados a las huelgas docentes, los recursos judiciales y los debates acalorados en todas las regiones del país sobre qué hacer con la educación y la pandemia.

Mientras que en Chile, el ministro de Salud Enrique Paris ratificó que el plan de vacunación del país es para “chilenos o extranjeros residentes” y descartó que exista un plan de inoculación para turistas; en Bolivia, el presidente Luis Arce comunicó la firma de un contrato con la farmacéutica china Sinopharm para el envío de medio millón de dosis que llegarían a finales de este mes.

Por último, Medio Oriente, quinto entre las regiones más afectadas del mundo, detrás de Europa, América Central y del Sur, América del Norte y Asia, acumulaba alrededor de 100.000 decesos por coronavirus, de las cuales 58.000 corresponden a Irán, 13.000 a Irak, 6.300 a Arabia Saudita y 5.200 a Israel, informaron medios panárabes replicados por la agencia ANSA.