La Pulga anotó dos y le anularon uno. Trincao también marcó por duplicado y Firpo hizo el quinto para el culé, que se impuso por 5-1 en el Camp Nou. Ahora piensa en el duelo del martes por la Champions League.


Con un Lionel Messi intratable, autor de dos golazos, Barcelona se hizo fuerte ante el Deportivo Alavés y le ganó por 5-1 en el Camp Nou, por la fecha 23 de La Liga. Los otros goles los convirtieron Trincao, también por duplicado, y Firpo, mientras que Luis Rioja había descontado para la visita.

La primera jugada de riesgo fue para los visitantes, luego de que un remate de media distancia del mediocampista Rodrigo Battaglia obligue al arquero Marc André Ter Stegen a estirarse para evitar la caída de su valla.

Minutos después, a los 29 del primer tiempo, una muy buena jugada colectiva derivó en un potente remate de Trincao, para poner las cosas 1-0 en el Camp Nou.

Increíble: Messi donó sus botines con un fin benéfico

El argentino Lionel Messi pudo aumentar la ventaja y, si bien marcó un gol a los 35 minutos, el árbitro decidió anularlo a instancias del VAR por un offside de Antoine Griezmann.

La venganza de la Pulga no tardó en llegar y, con un verdadero golazo en una de sus tradicionales diagonales de afuera hacia adentro en la puerta del área, le rompió el arco a Fernando Pacheco y colocó la pelota pegadita al palo izquierdo para poner las cosas 2-0 al término del primer tiempo.

La estratosférica cifra que Lionel Messi le genera al Barcelona

Barcelona lo ganaba 2-0 cómodo y Koeman reemplazó a Busquets para guardar jugadores de cara a la ida de octavos con París Saint-Germain el próximo martes por la Champions League. Sin embargo, a los 11 del complemento el recién ingresado Luis Rioja descontó y puso el 1-2.

Finalmente, a 10 minutos del cierre, Junior Firpo entró por el segundo palo para empujar la pelota y convertir el 5-1 a favor del equipo del neerlandés luego de una gran jugada colectiva. De esta manera, el elenco catalan no le pierde pisada al Atlético Madrid, que ganó y llegó a 54 unidades, ocho más que Barcelona.