Un rapero español fue detenido en el noreste de España, en cumplimiento de una controvertida condena a prisión por  tuits contra la monarquía y las fuerzas de seguridad.

“¡No nos van a parar nunca, no nos van a doblegar!”, gritó Pablo Hasel mientras la policía lo escoltaba fuera de la universidad de la ciudad de Lérida (Cataluña), donde se había atrincherado la víspera con decenas de activistas.

“Muerte al Estado fascista”, vociferó, antes de que los agentes le hicieran entrar al vehículo policial, entre abucheos de activistas que protestaban en esta ciudad, situada 150 km al oeste de Barcelona.(REUTERS/Lorena Sopena)

“Lo estamos llevando directamente al centro penitenciario”, señaló un portavoz de la policía regional de Cataluña.

Un rapero se implantó un diamante de USD 24 millones en la frente

Hasel, de 32 años y cuyo verdadero nombre es Pablo Rivadulla Duró, tenía plazo hasta la noche del viernes para entregarse voluntariamente y empezar a cumplir una sentencia de nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo debido a los mensajes publicados entre 2014 y 2016.

El cantante se encerró en la Universidad de Lérida “para ponérselo a la Policía lo más difícil posible” y con el objetivo de visibilizar lo que considera un “gravísimo ataque” contra las libertades. (REUTERS/Lorena Sopena)El cantante se encerró en la Universidad de Lérida “para ponérselo a la Policía lo más difícil posible” y con el objetivo de visibilizar lo que considera un “gravísimo ataque” contra las libertades. 

Conocido por sus críticas muchas veces radicales contra el sistema, Hasel ha sido condenado antes de agresión y de elogiar a grupos extremistas armados, pero nunca ha estado tras las rejas. Una sentencia previa a dos años fue suspendida.

Este lunes, la Audiencia Nacional española volvió a rechazar la suspensión de la ejecución de la condena, al recordar que en 2017 fue condenado por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad; y en 2018, por allanamiento de local.

El encuentro entre Pablo Javkin y los raperos anti Covid

Hasel fue condenado a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación para ejercer cargo público y al pago de casi 30.000 euros de multa por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y las instituciones del Estado español.

(REUTERS/Lorena Sopena)

El cantante se encerró en la Universidad de Lérida “para ponérselo a la Policía lo más difícil posible” y con el objetivo de visibilizar lo que considera un “gravísimo ataque” contra las libertades.