Se trata de Marcelo Remondino, quien aseguró haber sido víctima de abuso sexual por parte de un conocido sacerdote del convento histórico.

El concejal de San Lorenzo Marcelo Remondino acusó al Arzobispado de Rosario por “falta de respuestas” ante una denuncia de abuso sexual que presentó contra el fraile Herminio Gaitán, un reconocido sacerdote del convento histórico de San Lorenzo. Según su testimonio, fue abusado por el sacerdote cuando tenía 5 años, pero como esos delitos prescriben a los 18 años de haber sido cometidos la Justicia no puede darle una respuesta 50 años después.

El edil sanlorencino rompió el silencio este jueves en el programa “Trascendental”, de LT8, tras una denuncia presentada hace dos años ante el Arzobispado. Todo comenzó el 3 de febrero de 2019, cuando el fraile recibió una condecoración por su trayectoria como historiador sanmartiniano. “Ese día me di cuenta de que cuando mencionaban su extenso currículum faltaba el título de pedófilo”, sentenció Remondino a partir del hecho perpetrado cuando tenía 5 años.

Abusó de una de sus hijas y fue condenado a 13 años de prisión

“Abusó de mi con muchísima violencia cuando tenía 5 años y no fue poco tiempo. Habíamos ido a un balneario donde ellos (la comunidad religiosa) tienen un tambo. Un grupo de pibes se fue al río y él me retuvo en sus rodillas mientras me apretaba con su brazo”, relató, visiblemente conmovido.

Remondino comentó que su madre y su abuela eran cursillistas de la iglesia de San Lorenzo Mártir y él formaba parte de un grupo extenso que compartía mucho tiempo en la iglesia y el convento. “El era un guía espiritual para nosotros. Pero después de mi revelación, hay gente que me llamó para contarme que le ha pasado exactamente lo mismo”, exclamó.

Leer más: Storni fue condenado a 8 años de prisión por abuso sexual agravado

Sin embargo, dijo que lo que más le duele pese a la condena social que pueda llegar a tener el párroco es la actitud del Arzobispado a la hora de investigar a fondo en la denuncia presentada contra Gaitán, muy conocido por su condición de historiador, al punto que se convirtió en uno de los principales cronistas de la Batalla de San Lorenzo. “Lo conté en el Arzobispado llorando como un niño y en mi psiquis me quedó esa imagen en blanco y negro; luego se lo conté a mi madre 50 años después”, comentó.

Aberrante: abusó de sus dos hijas y golpeó a su pareja

En tal sentido, cuestionó: “Lo que más me molesta es la actitud del Arzobispado, por eso voy a luchar porque estos aberrantes y atroces delitos no pueden prescribir. A mí me tocó 50 años; otros, en cambio, se lo van a llevar a la tumba, pero la Justicia no puede decirnos cuál es nuestro tiempo cuando fuimos víctimas de abuso sexual infantil”.

“No puede ser que el Arzobispado no haya seguido esta denuncia de abuso sexual infantil a un nene de 5 años. Porque tampoco creo que haya tenido tantas denuncias. Ese es mi gran dolor”, concluyó.