La vedette uruguaya brindó detalles de su experiencia con el famoso dispositivo que mejora el rendimiento físico.

El famoso “chip sexual” ganó popularidad entre las figuras de la farándula argentina en los últimos años. Personalidades como Carmen Barbieri o Catherine Fulop han revelado que se implantaron el dispositivo que, según especialistas, no solo mejoraría los encuentros sexuales sino que también suma muchos beneficios en el rendimiento físico de la persona.

Lejor de pasar de moda, el chip sigue estando vigente entre los famosos. Una de las últimas en elegir esta opción es Mónica Farro, quien en una reciente entrevista brindó detalles de su experiencia con él. “Hay para mujeres y hombres, diferentes grados… Según para lo que lo quieras. Yo lo tengo puesto acá (mientras se señalaba la axila). Pensé que era una cosita finita y chatita, pero en realidad parece un filtro de cigarrillo, un poquito más finito; es redondito y larguito”, detalló la vedette en diálogo con “Implacables”.

Y agregó: “Te hacen un puntito, te lo meten hasta acá arriba… Se puede poner en la cintura también. Se reabsorbe a los seis meses y si querés podés ponerte otro. Mientras yo lo sienta, todavía está ahí…”.

En ese sentido, también reveló que a su chip le quedan tres meses de vigencia y que lo eligió por todos los beneficios que le contaron que le provocaría a nivel corporal. “No fue por canje… Yo lo pagué al costo. Sale más o menos 500 dólares”, concluyó dando a conocer el valor del mismo y resaltando que desde que lo tiene se siente con más energía.