El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó este lunes en sus redes sociales la captura de pantalla de una nota publicada en el diario O Globo que describe la complicada situación social y económica que vive la Argentina a causa de la pandemia de coronavirus.

Sin más menciones que la foto del título, que dice “Epidemia de desilusión: la clase media alta de la Argentina busca emigrar para escapar de la crisis”, el mandatario de derecha volvió a criticar a la gestión de Alberto Fernández.

 

No es la primera vez que lo hace. Más cómodo con la administración del expresidente Mauricio Macri, el brasileño no celebró con ánimo el cambio de gobierno en diciembre de 2019 y además criticó con dureza la decisión del Presidente de habilitar el debate por la legalización del aborto, que concluyó en ley.

“Sacaron a [Mauricio] Macri y el resultado es ese. Pueblo argentino, lo lamento, es lo que ustedes se merecen”, afirmó Bolsonaro en octubre del año pasado durante una transmisión en vivo por Facebook.

Pese a la histórica relación estratégica entre ambos países, el vínculo del sucesor de Michel Temer con su par argentino no es fluido. Incluso, a principios de año, hubo varios roces por cuestiones comerciales que quedaron saldados luego de la visita del embajador argentino en Brasil, el exgobernador de Buenos Aires Daniel Scioli, a Bolsonaro. En esa reunión, el brasileño se comprometió a mejorar los lazos y, entre otras cosas, dijo que no iba a disminuir la compra de trigo argentino a pesar de haber habilitado la importación de 750 mil toneladas de trigo sin arancel por fuera del Mercosur.

Bolsonaro disparo contra las vacunas, “no están comprobadas científicamente”

En esta oportunidad, la crítica de Bolsonaro a la Argentina es a través de una nota que relata varias historias de argentinos que decidieron abandonar el país en busca de oportunidades en otros lugares, dada la crisis actual por el Covid-19, que afectó de manera fuerte la economía nacional. Según el artículo, “hay una fuerte tendencia a un nuevo éxodo de argentinos” y “para los analistas, después del fracaso de Macri y la profundización de la recesión con la crisis de salud, el país vive una ‘epidemia de desilusión'”.

El mandatario brasileño publicó en redes sociales una nota que refleja la situación crítica que vive el paísEl mandatario brasileño publicó en redes sociales una nota que refleja la situación crítica que vive el país Fuente: AFP

La situación en Brasil

Como el mundo, afectado por la pandemia, el país, el tercero a nivel total en cantidad de positivos y de muertes (más de 10 millones y más de 240.000, respectivamente), sufrió un desplome histórico de su economía de 9,7% en el segundo trimestre del año pasado. La contracción del Producto Bruto Interno (PBI), comprendida entre abril y junio, es la mayor registrada desde 1996.

Sin embargo, meses después logró una mejora al confirmar un repunte de 7,7% en el tercer trimestre respecto al segundo, lo que provocó que pudiera salir de la recesión técnica.

La economía siempre fue la prioridad de Bolsonaro. Enfrentado con varios de sus gobernadores desde que comenzó el brote en marzo del año pasado porque no estaba de acuerdo con los cierres decretados y la cuarentena, el mandatario brasileño minimizó el impacto del Covid-19 a nivel nacional y dijo en más de una oportunidad que de seguir con las medidas de restricción los brasileños no iban a morir por coronavirus sino por hambre.

Bolsonaro quiere impulsar cultivo de trigo para “depender menos” de la Argentina

Hoy el país lleva adelante la campaña de vacunación. El Ministerio de Salud confirmó el sábado la compra de nuevos tipos de vacunas a pesar de no haber sido autorizadas por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

Se tratan de dos tipos de vacunas, la rusa Sputnik V y la india Covaxin. Hasta ahora, la agencia solo avaló el uso de emergencia de la china CoronaVac, desarrollada por el Instituto Butantan, y la de Pfizer, desarrollada por la Universidad de Oxford.

En total, desde marzo del año pasado, Brasil tiene 10.139.148 enfermos confirmados y 246.560 víctimas mortales.