Un trabajador rural de 29 años de la localidad misionera de Almafuerte denunció que fue secuestrado y torturado por cinco personas que lo acusaban de haber cometido un robo que la víctima asegura que no cometió. Por el hecho hay tres detenidos, uno de ellos un prefecto que es hijo de un concejal.

Todo ocurrió el 9 de febrero pasado cuando José Luis Duarte salió de su casa en moto y a los pocos metros lo interceptaron los agresores. La familia del joven radicó la denuncia por su desaparición ese mismo día al no tener noticias suyas y horas después, cuando lo encontraron, tenía signos evidentes de haber sido víctima de una salvaje agresión.

Comisaria del horror: violaron a ocho mujeres detenidas y torturaron a otras veinte

Duarte tuvo que ser internado por la gravedad de las heridas y cuando estuvo en condiciones de declarar, su denuncia provocó un escándalo que salpicó incluso al poder político de la comuna Caa Yarí.

De acuerdo al relato de la víctima, que reveló el portal local Alem News, los captores lo subieron por la fuerza a una camioneta con vidrios polarizados y lo llevaron hasta la chacra donde supuestamente se había cometido un robo.

No solamente perdió cuatro dientes por los golpes que le dieron durante el trayecto en el interior del vehículo. En su denuncia, Duarte contó que después lo “amarraron a un poste, le colocaron una soga al cuello que luego pasaron por una rama de un árbol y por algunos segundos lo elevaron del piso, simulando un ahorcamiento”. También fue quemado con cigarrillos y hasta abusaron sexualmente de él con una madera.

Torturaron a una mujer de 93 años y quedó registrado en las cámaras de seguridad

Por momentos, declaró Duarte, los golpes eran tantos que perdía la consciencia. Así estuvo durante horas, mientras los secuestradores lo filmaban y se burlaban de él. En todo momento le pedían que reconociera que era el responsable del asalto que habían sufrido en ese campo.

La víctima pudo identificar a tres de sus agresores y tras analizar la denuncia, el juez de Instrucción subrogante Miguel Faría ordenó la detención de los acusados y un allanamiento en el lugar en donde Duarte estuvo cautivo. En ese operativo, secuestraron un Volkswagen Senda, trozos de soga, un machete y otros elementos que podrían tener vinculación con el caso.

La expediente se abrió por secuestro, lesiones y amenazas. Uno de los detenidos es un prefecto, hijo de Hermonio Orlando Konkol, preside el Concejo Deliberante de Caa Yarí y Alexis Konkol, es el secretario de gobierno de la municipalidad.