La Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional de esta capital confirmó que constituye un delito colocar cintas blancas en la chapa patente de un vehículo para alterar la apariencia original, informaron hoy fuentes judiciales.

Los voceros dijeron que el fallo fue contra una persona infractora que había pedido el archivo de la causa por inexistencia de delito porque, sostuvo, la colocación de las cintas no modificó la numeración de la chapa patente, pero el argumento fue desestimado por la Sala V de la Cámara.

El tribunal de segunda instancia evaluó fotografías aportadas como prueba por policías que en una avenida de esta capital advirtieron la maniobra y concluyó que el elemento agregado en la chapa patente posterior modificó la apariencia de las letras y números originales de, según luego se supo, un automóvil con pedido de secuestro.

Para la Sala V de la Cámara, la conducta atribuida a esa persona, que fue detenida por los preventores cuando descubrieron la irregularidad, fue “eficaz para afectar la fe pública”, aunque la colocación de las cintas fuera transitoria.

Los camaristas Rodolfo Pociello Argerich y Martín López decidieron, entonces, que se debía seguir instruyendo la causa en orden al presunto delito de “alteración de la numeración de un objeto registrado conforme la ley” contemplado en el artículo 289 inciso tercero del Código Penal.