Lo halló un recolector de residuos, que confundió su llanto con el de un gato. El nene, que todavía tenía el cordón umbilical, fue llevado al hospital, donde quedó internado en buen estado de salud.

Un bebé recién nacido fue encontrado por un recolector de residuos que, entre las bolsas de basura, escuchó su llanto y vio una de sus manos.

El hallazgo ocurrió en la noche del martes en una calle de la localidad bonaerense de Villa Caraza, en el partido de Lanús.

Otro bebé fue abandonado en una caja de cartón con mamadera y pañales

El niño, que todavía tenía el cordón umbilical, fue llevado de urgencia por dos vecinos en su auto hacia el Hospital Evita, donde quedó alojado en la sala de Neonatología en buen estado de salud, informaron fuentes policiales.

Una familia de la zona llevó al bebé al hospital Evita, donde quedó internado en buen estado de salud.

Denuncian negligencia por la muerte de un bebé en el Hospital Regional de Vera

“Encontramos lastimosamente a un bebé recién nacido. Un muchacho que estaba recolectando basura, como siempre amontona las bolsas para que sea más rápido (levantarlas), escuchó un llanto y pensó que era un gato. Cuando abrió la bolsa, vio la manito del bebé, que no tenía más de ocho horas de vida. Lo arropamos, tratamos de darle calor, Estaba helado, pobrecito”, contó en su cuenta de Facebook Lautaro Tabares, un joven vecino de Caraza que vive a pocos metros de donde ocurrió el hallazgo.

Tabares dijo que junto a su familia tramita un permiso para poder visitar y estar junto al bebé.