El jugador guatemalteco rodó por el césped simulando que sufría un intenso dolor tras ser supuestamente impactado por el objeto.

El futbolista Rosbin Ramos del Batanecos FC, de la tercera división de Guatemala, simuló el pasado domingo una agresión golpeándose a sí mismo en la cabeza con un pequeño objeto arrojado desde las tribunas y rodando luego en el suelo fingiendo un intenso dolor.

El hecho sucedió durante un partido contra el Deportivo San Lorenzo en momentos en que el árbitro discutía con un grupo de jugadores con el juego detenido. La insólita actuación del futbolista, sin embargo, fue ignorada por los jueces y no le ayudó al equipo de Ramos, que terminó perdiendo 1-3.

 

Por la actuación del VAR Santos elevará un reclamo a Conmebol

 

Mike Tyson gana 500.000 dólares al mes por vender marihuana