Las principales entidades de control del país presentaron un informe con observaciones y resultados del monitoreo a las vacunas que han llegado para el control de la pandemia.

La Procuraduría General de la Nación, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo emitieron una circular en la que dieron a conocer sus observacioens sobre el plan nacional de vacunación que se lleva a cabo en Colombia. En dicho informe, dirigido al Ministerio de Salud, los entes de control alertaron sobre posibles riesgos, principalmente, en cuatro factores: la refrigeración de las vacunas en algunas regiones, el uso de las dosis, errores en la plataforma de información sobre la vacunación y el manejo de los desechos.

Los organismos de control anunciaron que revisaron con detenimiento las primeras denuncias que se han recibido con relación a la pérdida o desperdicio de vacunas y los denominados saltos en la fila de vacunación; igualmente, entregaron el informe de evaluación de las jornadas de vacunación con las primeras 50.000 dosis.

La ONU respalda el plan de vacunación de Colombia

En los primeros comentarios, las entidades determinaron que aún hay regiones en las que faltan congeladores, los cuales son determinantes para almacenar la vacuna de Pfizer, según el documento entregado, “se identificó algún nivel de rezago en infraestructura para el almacenamiento biológico”.

Asimismo, el informe evidenció que pueden existir posibles fallas en la capacitación de los profesionales de la salud que están realizando la inmunización contra el virus, además, de la poca supervisión del proceso por parte de los verificadores del equipo vacunador.

“Entendiendo como admisible un porcentaje marginal de pérdidas de dosis de vacunas, es fundamental evitar que esta situación se consolide como una práctica sistemática que derive en el desvió del recurso, apartándose de los objetivos del Plan Nacional de Vacunación”, indica el documento.

Otro punto de la evaluación realizada por la Controlaría, Procuraduría y Defensoría encontró dificultades en el uso de sistemas de información dispuestos para estas jornadas de inoculación en el país, exactamente en la es la poca conectividad que tienen las regiones más apartadas, en donde no existe acceso a medios digitales, así como el registro en la plataforma PAIWEB y PAIWEB 2.0.

“En este punto, se identificaron fallas en: 1. el alistamiento de los requerimientos técnicos de las redes y/o equipos provistos para los centros de vacunación. 2. problemas de conectividad en las regiones. 3. funcionamiento intermitente de la plataforma de registro en línea PAIWEB y PAIWEB 2.0. 4. uso de formas alternativas y al parecer no estandarizadas de reporte, como formulario de Google, WhatsApp y contacto telefónico”, señala el documento.

Entes de control analizan implementación del Plan Nacional de Vacunación.
Y tal vez el punto más delicado del informe, está en la falta de adherencia a los lineamientos técnicos y operativos. Pues, las tres entidades indicaron que no existe una buena gestión de desechos peligrosos hospitalarios que se han usado en esta primera jornada de vacunación.

Colombia aprueba la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el coronavirus

“Tales deficiencias -advierten- incrementan la contingencia de fraude por reutilización de frascos sometidos a una disposición inadecuada a partir de la inobservancia de instrucciones específicas que eliminan el riesgo desde su origen”, puntualiza el informe de las tres entidades.

En el documento, las tres cabezas de los organismos disciplinarios también advierten de una “priorización inadecuada de talento humano en salud y personal de apoyo, posiblemente desconociendo las consideraciones del Decreto 109 de 2020, en lo relativo a la intensidad de la exposición en los diferentes servicios asistenciales. Asimismo, identificándose diferencias en las bases de datos cargadas en las plataformas para tal fin, y su programación para la aplicación del biológico”. Esto, según los organismos favorecería a quienes quieren saltarse la fila.

Al finalizar, dicho informe reconoce que este es un trabajo retador para el Estado colombiano pero, sin embargo, hace un llamado para mantener todos los mecanismos necesarios que aseguren que el Plan Nacional de Vacunación sea un herramienta que cada vez mejor implementada y que evite la corrupción e irregularidades.

“Es aceptable que, en el inicio de un plan tan retador, se presenten dificultades en la implementación. Sin embargo, es imperativo que se garantice la capacitación de los actores del proceso en todos los niveles de coordinación, ejecución ,evaluación y control, como garantía del cumplimiento de las metas, pero también de la transparencia y el acceso a la información oportuna y veraz que propicie la mejora continua, la protección de los derechos de todos los habitantes del territorio y el uso de los recursos públicos”, indica el comunicado de las tres entidades.