A pesar de las críticas, la oficina del boleto gratuito seguirá en el Molino