La Casa del Brigadier fue puesta en valor y su historia está más viva que nunca