Momentos de tensión se registran en la Quinta de Olivos, la residencia oficial del presidente Alberto Fernández, luego de que un grupo de sindicalistas blindara los accesos y montaran un vallado para evitar la llegada de manifestantes autoconvocados por la marcha del #27F.

Según las imágenes que trascendieron a través de las redes sociales, los gremialistas llegaron con remeras de diferentes sindicatos y se pararon en frente a los ingresos donde los vecinos estaban protestando por el escándalo del vacunatorio vip que se montó en el Ministerio de Salud de la Nación, y por el que debió dejar su cargo Ginés González García.

Luis Brandoni disparó contra el Gobierno por el “vacunatorio VIP”

 

Rossi reclamó una “distribución equitativa” de vacunas en el mundo