Dos hermanos de 4 y 11 años fueron heridos de bala en un episodio violento ocurrido la noche del sábado en Tablada.

Lo poco que trascendió luego del hecho fue que una persona ingresó a un domicilio de Deán Funes al 100 bis y disparó contra los dos niños mientras jugaban en el ingreso a la casa. Ambos fueron heridos en sus piernas y durante el transcurso del domingo estuvieron internados fuera de peligro en el Hospital Provincial.

Se volvió habitual que niños queden en medio de balaceras y resulten heridos en ataques dirigidos a otras personas. Este caso, según las versiones preliminares, parece romper esa lógica. Es que, tal como relató el padre de los niños a la policía, en esta ocasión el atacante disparó directamente en la dirección donde estaban los chiquitos.

Feroz balacera en Villa Banana: dos heridos, uno grave

Pasadas las 20 del sábado los padres de Jano Z., de 4 años, y Valentina Z., de 11, estaban en una habitación de la casa de Deán Funes al 100 bis cuando escucharon ruidos en el ingreso a la casa, un pasillo de varios metros de largo. Cuando el hombre se asomó al sector donde sus hijos jugaban, vio que un hombre comenzó a dispararles.

Ambos niños resultaron heridos por los disparos. Jano en su pierna izquierda y Valentina quedó lastimada en ambos miembros inferiores. A la tarde del domingo personal del Hospital Provincial confirmó a este diario que ambos estaban internados en distintas habitaciones y se encontraban fuera de peligro.

Vecinos de la zona donde ocurrió el ataque indicaron que la familia es propietaria de la vivienda desde hace poco tiempo y que después del hecho ocurrido la noche del sábado la abandonaron. Con el correr de las horas del domingo fueron retirando muebles y distintas pertenencias.

Como si se hubiera tratado de un mensaje interpretado como una amenaza, a la familia pareció no quedarle alternativa. Horas después del hecho, ayer la puerta de la vivienda estaba cerrada desde afuera con dos cadenas gruesas y candados. Todavía podían verse manchones de sangre sobre la vereda.

Ola de violencia: un hombre fue ejecutado a tiros

Contra la misma casa

“¿Sabés cuánto hace que se vienen tirando acá?”, dijo ayer a la tarde una mujer a este diario. Es que en el vecindario está presente el recuerdo de un hecho con características similares ocurrido en octubre pasado.

Fue la madrugada del 13 de octubre de 2020 cuando hubo dos balaceras en menos de una hora sobre la misma vivienda de Deán Funes al 100 bis atacada el sábado a la noche. En esa ocasión los vecinos dijeron que la casa estaba deshabitada y que el dueño anterior la había vendido hacía poco tiempo.

En ese contexto fue que los vecinos de la zona de Deán Funes y Berruti manifestaron su preocupación ante la inacción policial después de los ataques. “No sabemos qué hacer, tal vez si sale en los diarios se pare esto. La inseguridad es total. Pasan autos a toda hora y miran hacia la casa y nos miran a nosotros. No pedimos mucho: que se instale un patrullero aunque sea un par de horas por día”, reclamaron alrededor de diez vecinos en esa ocasión.

Por aquellos días se comentaba en el barrio que la casa había sido comprada por un hombre apodado “Ruso” que también había adquirido otras viviendas de la zona. Incluso algunos vecinos advirtieron que en esas cuadras de Tablada se había afirmado una disputa por la venta de drogas entre dos bandas de distintos sectores del barrio.

Según estos rumores las continuas balaceras contra esta vivienda ocurridas en ese entonces podían estar vinculadas a ese trasfondo. “Al departamentito lo estaban arreglando y después de la primera balacera los albañiles no vinieron más. La otra semana volvieron y el sábado 10 de octubre pasaron dos pibes caminando y tiraron más de 15 disparos”, sostuvo una vecina en aquella ocasión.