Un joven de 18 años fue asesinado en la noche del viernes cuando trató de defender a su familia en intento de robo en su casa de la localidad bonaerense de Ezpeleta. El joven identificado como Marcos Ignacio Mendoza Arnez, murió de varios disparos.

El hecho tuvo lugar en la noche del viernes, cuando el adolescente volvía a su casa con su padre y dos hermanos de hacer compras en los alrededores. Los asaltantes los sorprendieron cuando bajaban las bolsas del auto. Rápidamente, comenzó la balacera.

Violenta entradera en la vivienda de una mujer de 88 años

Marcos quiso evitar que ingresaran a la casa, y en medio de ese forcejo, uno de los atacantes le dio tres disparos. Una de las balas dio en el hombro y las otras dos en el tórax. Perdió la vida camino al hospital. El padre también fue baleado, pero la herida no fue grave.

La tomaron de rehén en una entradera y murió de un infarto

“Su vida valió una camioneta. Este nene, Marcos, tenía toda una vida por delante. Era hijo de una familia de laburantes y todas las mañanas siempre salía a trabajar con su mamá. Vivíamos a una cuadra de diferencia y ya no nos vamos a poder saludar. Arruinaron a toda una familia”, aseguró una vecina, durante una marcha en reclamo de justicia este fin de semana.