La compañía “Ideal Guardian” importa el modelo neerlandés para habitar inmuebles vacíos con alquileres baratos y temporales.

La mejor forma de que un inmueble vacío no sea ocupado es habitándolo. Partiendo de esta premisa tan sencilla, Holanda ha implantado un modelo de gestión de espacios que quedan vacíos que ha conseguido en los últimos años reducir el problema de la okupación que azotaba a ciudades tan importantes como Rotterdam y que ha facilitado el acceso a viviendas económicas a colectivos vulnerables. De la administración de los locales se encargan empresas a las que particulares y grandes tenedores recurren cuando tienen un edificio en tales condiciones. Una de ellas, Ideal Guardian, acaba de desembarcar en España para implantar este modelo

Ideal Guardian, que considera que “un inmueble vacío es un foco potencial de problemas”, ofrece “una solución eficaz y segura para evitar las consecuencias negativas para el conjunto de la sociedad de tener edificios vacíos”, como ha explicado hoy su consejero delegado en España, John van Haaren. Tras la inspección del edificio que está vacío, y que no tiene por qué ser de viviendas -han reconvertido a uso residencial otros que originariamente eran colegios u oficinas- valoran la viabilidad de implantar en él su modelo y lo evalúan. Si el inmueble no reúne las condiciones necesarias para habitarlo, lo descartan; si hay que hacer algunas modificaciones por mantenimiento o para adaptar el espacio para la residencia, las señalan y diseñan una solución que, según presumen, son capaces de ejecutar en un tiempo récord —”normalmente entre 24 y 48 horas podemos, por ejemplo, instalar un baño donde antes no había”—, todo con el objetivo de “conseguir que el espacio permanezca vacío el menor tiempo posible”, añade Van Haaren.

Construyó una casa de madera para no pagar nunca más un alquiler

Una vez que tienen el inmueble en condiciones, desde la empresa seleccionan al guardian, nombre con el que denominan al inquilino que, a cambio de un alquiler a un precio más económico y temporal, se compromete también a vigilar el estado del inmueble. La compañía asegura que su modelo es un “win-win-win”. “Se beneficia el propietario de edificios vacíos; se beneficia el guardian, que accede a una residencia temporal y, en definitiva, se beneficia el entorno de ese edificio y por tanto el conjunto de la comunidad, pues se evita un espacio vacío y las consecuencias que eso tiene desde el punto de vista social y económico”, aseguran desde la compañía neerlandesa.

Planes de negocio

Van Haaren asegura que en los Países Bajos es habitual recurrir a una de las 50 compañías de gestión de activos de este tipo que hay. Si han decidido desembarcar en España es porque, según ha explicado, “algunos de nuestros clientes de otros países nos hicieron ver que echaban de menos nuestros servicios aquí. Estudiamos el mercado y la situación y nos dimos cuenta de que es un país con un gran potencial para nuestros servicios”, explica. “De hecho”, asegura, “tenemos mucho interés en entrar en contacto con las administraciones públicas, tenedoras de muchos inmuebles vacíos; estamos convencidos de que nuestra propuesta puede resultar muy interesante también para el sector público”, añade.

Ideal Guardian se ha marcado un objetivo ambicioso para desembarcar en España: situar en 2021 a 5.000 guardianes residiendo en edificios vacíos a lo largo y ancho del país. Por ahora, han abierto oficina en Madrid, pero planean hacerlo en los próximos meses también en Barcelona, Valencia, Málaga y Sevilla.

España permitirá el desalojo “inmediato” de okupas