Nicola McIntyre, una joven brítanica de 32 años, descrita como “amable, cariñosa y muy divertida” por sus dos hermanas, fue encontrada muerta en su casa en Anson Road, en East Hull, el 29 de agosto del año pasado después de tomar varios medicamentos recetados.

Su hermana Sarah McIntyre narró: “Iluminaba la habitación y le encantaba reír. En las reuniones familiares, siempre sabrías dónde estaba porque la podías escuchar reír”.

“Ella amaba a los niños y los animales; la mayoría de las veces la encontraría sentada en el piso jugando con los niños y los perros de nuestra familia”, agregó y continuó: “Le encantaba escribir historias y hacer manualidades, a menudo haciendo regalos personalizados y atentos a los miembros de la familia”.

La investigación sobre su muerte indicó que sufría problemas de salud mental, que comenzaron a los cuatro años, cuando sus padres se separaron. El divorcio “cambió su mundo”, según su hermana Sarah.

Rosario: serios disturbios afuera de una comisaría tras una denuncia de violación

Después de dejar la escuela a los 16 años para convertirse en aprendiz de peluquera, Nicola pasó a tener una serie de relaciones difíciles desde los 19 años.

El tribunal escuchó que Nicola tuvo un hijo, pero la relación con su padre se rompió tristemente.

Luego se mudó y consiguió un nuevo trabajo. Allí entabló una amistad con un compañero, con quien también tuvo una relación

Pero casi al mismo tiempo, comenzó a experimentar “recuerdos vívidos y flashbacks” de una violación en grupo que sufrió. La hermana Hayley Todd le dijo a la corte: “Pude ver que estaba cambiando y se estaba deprimiendo profundamente.

“Me dijo que fue a buscar ayuda de varias organizaciones benéficas de salud mental. Me dijo que sentía que nadie la estaba ayudando y que estaba fallando”, subrayó.

En el último mes de su vida, Nicola no se encontraba bien y tenía miedo de “volverse loca”, según Hayley. Sostuvo también que las restricciones por el coronavirus también tuvo un efecto adverso en la salud mental de la joven madre.

El 27 de agosto, Hayley dijo que Nicola parecía “muy feliz” cuando las tres hermanas participaron en una videollamada de WhatsApp de tres horas.

Perú: absuelven a un acusado de violación porque la víctima llevaba “ropa interior roja de encaje”

La llamada terminó a las 6 de la tarde y después de hacer planes para reunirse con la hermana Sarah para cenar la semana siguiente. “Le envié un mensaje de texto con ‘Te amo’ y ella me respondió y eso fue lo último que supe de ella”, contó Sarah.

Lamentablemente, ambas hermanas fueron informadas de la muerte de Nicola en las primeras horas de la mañana siguiente después de que la descubrieron inconsciente en su casa antes de ser trasladada al hospital local, donde más tarde fue declarada muerta.

El equipo forenso concluyó que Nicola había muerto como resultado de un suicidio.