Una nueva mutación del Covid-19 fue hallada por un grupo de científicos suecos en el cuerpo de un bebé recién nacido que se contagió en el vientre de su madre.

La cepa fue denominada como A107G por los investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia.

Revelan que la cepa amazónica tiene una fuerte capacidad de reinfectar

Según la prensa nórdica, los médicos del Hospital Universitario de Skåne, en Malmo, llevaron a cabo una cesárea de emergencia a una embarazada después de comprobar que el niño por nacer tenía una baja frecuencia cardíaca.

Tras ello, hisoparon a la madre y al bebé. Así confirmaron que ambos padecían de Covid-19.

El estudio del genoma del virus demostró que el niño se había contagiado mientras permanecía en el útero.

Los investigadores dijeron que tanto la madre como el recién nacido tenían virus idénticos, pero un test genético posterior determinó que el virus en el cuerpo del neonato había mutado junto con la cepa original transmitida de la madre.

Se trata del primer caso de un cambio genético del coronavirus cuando la transmisión tuvo lugar de madre a feto antes del nacimiento, comentó Mehreen Zaigham, una investigadora postdoctoral en Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Lund.

Para los científicos, las modificaciones genéticas del virus podrían haber sido causados por el contacto que tuvo el bebé con el ambiente externo fuera del vientre.

Además, se encontró la proteína del coronavirus en los dos lados de la placenta.

La madre logró recuperarse de la enfermedad y el bebé necesitó una mayor atención médica porque había nacido prematuramente.

Una nueva cepa de coronavirus preocupa a los científicos

Acerca de la mutación, el sistema inmunológico del menor pudo neutralizar el virus y acumular anticuerpos.