Con el foco en reciclar materiales como el plástico y el cartón, una editorial de una pequeña comuna en la provincia, utiliza restos de basura para elaborar el arte de tapa de sus libros

En la pequeña comuna de Arroyo Leyes, a pocos km de la ciudad de Santa Fe, una madre y su hijo trabajan con elementos extraídos de la basura para crear el arte de tapa de los distintos libros que publican. Ambos se encuentran detrás de Ediciones Arroyo, una editorial que nació seis años atrás con la meta de publicar y dar a conocer las obras relacionadas al mundo de la poesía contemporánea y que ya lleva publicados a más de 120 autores argentinos y otra serie de artistas extranjeros de países como Chile y Brasil.

Su creadora es la santafesina Alejandra “Pipi” Bosch, quien también es escritora y tiene en su portfolio 15 libros propios, entre los que destacan la novela Dos Cuentos Maravillosos, editada a principios del año 2020, Un avión, su piloto y un pájaro, publicado en el 2017 y los poemarios Niño pez, del 2015.

Laguna Paiva se embellece a partir del reciclado de botellas

Las raíces de esto proyecto tienen una fuerte influencia de Eloísa Cartonera, una editorial argentina y cooperativa de trabajo, fundada por el escritor Washington Cucurto junto al artista plástico Javier Barilaro. El mismo empezó luego de la crisis del 2001, elaborando libros con tapas de cartón compradas a recolectores, popularmente denominados “cartoneros”, a los cuales se les ofrecía la oportunidad de generar un ingreso a partir del mismo.

Junto a Alejandra trabaja su hijo Julián Bosch, que además de ser tatuador profesional y haber estudiado Artes Visuales. es el encargado de realizar las ilustraciones de todos los materiales que se publican desde Ediciones Arroyo, A su vez, cuentan con una red de más de 98 familias distribuidas por distintas ciudades dentro y fuera de Santa Fe, que se encargan de separar y limpiar sus propios residuos y hacérselos llegar a su domicilio.

Cartón y plástico son los materiales que usamos. Trabajamos con los sachets de leches y yogures y las cajas de lácteos para hacer cada tapa de los libros y las recibimos de distintas familias que se comprometieron con nosotros y con lo que hacemos. Por ejemplo, en Rosario hay varias personas que nos envían a través de Correo Argentino”, contó la artista

La importancia que le otorgan al proceso de reciclado es uno de los atractivos de esta propuesta que ofrece la posibilidad de reinventar un uso nuevo para un material que, de otra manera, está destinado a acumularse como desperdicio: “el trabajo fundamental es transformar la basura en un objeto artístico que no vuelva a salir a la calle. Que quede en una biblioteca y no en un basural a cielo abierto”, señala la escritora, quien también destaca el espíritu autogestivo y artesanal que tiene la editorial.

“Todo lo realizamos nosotros, desde la selección de los artistas que vamos a publicar, hasta la edición, la impresión de los poemas, el encuadernado, los ploteos las ilustraciones en las tapas, estamos en cada detalle”, afirmó Bosch

Facultades rosarinas vuelven a ser sede del canje de papeles y apuntes

En pandemia, cuesta arriba

El 2020 estuvo atravesado por tiempos muy difíciles para una gran cantidad de sectores laborales, muchos de los cuales comenzaron a recuperarse con la reapertura progresiva de las actividades. Sin embargo, en el caso de Ediciones Arroyos, estas dificultades aún persisten, no solo en el plano económico, sino también en el artístico. Los límites estuvieron dados por la imposibilidad de organizar reuniones sociales, que persiste al día de hoy para los eventos con gran cantidad de personas, y en lo referido a las restricciones para la movilidad.

“Hoy en día estamos en una situación de precariedad porque todo lo que hacíamos antes de la pandemia era trabajar en la editorial y realizar distintos eventos mensuales donde venía gente que nos compraba los libros que hacemos, a la vez que recaudábamos por el lado de la comida que elaborábamos para los invitados. Todo eso ahora se terminó y estamos sobreviviendo porque todavía hay quienes nos compra, pero no es lo mismo”, señaló Bosch.

De hecho, Alejandra es la organizadora del Festival de Poesía de Arroyo Leyes que, al igual que su sello editorial, posee la misma impronta autogestiva e independiente, llevándose adelante con el esfuerzo de una gran cantidad de colaboradores, los cuales se organizan para recaudar dinero y concretar su realización, hospedando a los distintos escritores que viajan de todas partes del país a participar con sus obras. El mismo se realiza de forma anual en el mes de junio y tuvo dos ediciones que fueron repetidas en enero.

El año pasado, se llevó adelante de manera digital y Bosch indicó que también realizaron algunas presentaciones de libros bajo el formato virtual, como en el caso de “Agua de Pozo”, el libro de poesía de la escritora rosarina Julieta Lopérgolo, publicado por ellos. Según la santafesina, si bien buscaron adaptarse al contexto de la mejor forma, actualmente todas las ediciones que elaboran son previamente cobradas a los artistas, cuando antes tenían la capacidad de realizar algunas de forma gratuita.

“Por otro lado, nosotros logramos hace un año que una universidad norteamericana en el estado de Indiana, que tiene una biblioteca especializada en poesía latinoamericana y además colecciona libros raros, por así decirlo, nos compre todo nuestro catálogo. Una vez al año nosotros podemos vender nuestro material, en el 2020 lo hicimos y seguramente este año también”, contó Bosch, quien confía en que las perspectivas laborales mejoren en los próximos meses.

En Rosario, los libros de Ediciones Arroyo pueden conseguirse en la librería Oliva Libros. en calle Entre Ríos 579. A su vez, las personas que quieran conocer más sobre el proyecto o contactarse para colaborar en el reciclado y el envío de sachets y cajas de cartón, pueden hacerlo comunicándose a las distintas redes sociales del proyecto. Facebook: /edicionesarroyopublica, Instagram: /ediciones.arroyo_editorial.