La Universidad israelí Ben Gurión creó un método sencillo y barato para detectar las variantes del virus a través de las aguas residuales de la ciudad de Beersheba.

La Universidad Ben Gurión ha desarrollado una prueba rápida y económica para identificar las variantes británicas y sudafricanas del coronavirus, lo que reduce el tiempo necesario para determinar si una infección está causada por una variante a cuestión de horas.

El método actual para detectar variantes implica la secuenciación de todo el genoma del virus, lo cual es caro y requiere mucho tiempo. El nuevo método utiliza dos pruebas rápidas RT-qPCR basadas en la supresión de genes que diferencian las variantes de la cepa original.

Supermercados de Alemania ya venden test rápidos de Covid-19

Las pruebas ya han detectado con éxito la variante británica en muestras de aguas residuales de Beersheba.

“Mi laboratorio ha estado trabajando duro durante toda esta pandemia para proporcionar herramientas de alerta temprana y detección. Nuestro sistema de detección del coronavirus en las aguas residuales completó con éxito un programa piloto en 14 ciudades de Israel”, dijo el profesor Ariel Kushmaro, que supervisó el desarrollo del nuevo método.

“Seguimos perfeccionando nuestra investigación al servicio de la humanidad”, agregó Kushmaro.

El método fue desarrollado por la Dra. Karin Yaniv y el Dr. Eden Ozer. Kushmaro y Yaniv son miembros del Laboratorio de Biotecnología Ambiental de la Universidad Ben Gurión y del Departamento de Ingeniería Biotecnológica Avram y Stella Goldstein-Goren.

Científicos del mundo destacan la publicación de resultados de la Sputnik V de The Lancet