Un coleccionista de arte vendió un video del artista digital Beeple. Este se puede ver gratis por internet.

En octubre de 2020, el coleccionista de arte con sede en Miami Pablo Rodríguez-Fraile gastó casi $ 67,000 en una obra de arte de video de 10 segundos que podría haber visto gratis en línea. La semana pasada, lo vendió por US$ 6.6 millones.

Dicha pieza es un video generado por computadora en el que se muestra a un Donald Trump tirado en el suelo, lleno de grafitis en medio de lo que parece un parque.

El video del artista digital Beeple, cuyo nombre real es Mike Winkelmann, fue autenticado por blockchain, que sirve como firma digital para certificar quién lo posee y que es el trabajo original.

Es un nuevo tipo de activo digital, conocido como token no fungible (NFT), que se ha disparado en popularidad durante la pandemia a medida que los entusiastas e inversores se apresuran a gastar enormes sumas de dinero en artículos que solo existen en línea.

La tecnología Blockchain permite que los elementos se autentiquen públicamente como únicos, a diferencia de los objetos tradicionales en línea que pueden reproducirse sin cesar.

“Puedes ir al Louvre y tomar una foto de la Mona Lisa y puedes tenerla allí, pero no tiene ningún valor porque no tiene la procedencia o la historia de la obra”, dijo Rodríguez-Fraile. , quien dijo que primero compró la pieza de Beeple debido a su conocimiento del trabajo del artista radicado en Estados Unidos.

El arte clásico se verá interpelado por una mirada satírica

“La realidad aquí es que esto es muy, muy valioso debido a quién está detrás”.

“No fungible” se refiere a elementos que no se pueden intercambiar de igual a igual, ya que cada uno es único, en contraste con los activos “fungibles” como dólares, acciones o barras de oro.

Los ejemplos de NFT van desde obras de arte digitales y tarjetas deportivas hasta terrenos en entornos virtuales o el uso exclusivo de un nombre de billetera de criptomonedas, similar a la lucha por los nombres de dominio en los primeros días de Internet.

El video generado por computadora vendido por Rodríguez-Fraile muestra lo que parece ser un Donald Trump gigante colapsado en el suelo, su cuerpo cubierto de lemas, en un entorno idílico.

OpenSea, un mercado para NFT, dijo que ha visto crecer el volumen de ventas mensual a $ 86,3 millones en lo que va de febrero, hasta el viernes, desde $ 8 millones en enero, citando datos de blockchain. Las ventas mensuales fueron de $ 1.5 millones hace un año.

“Si pasas 10 horas al día en la computadora, u ocho horas al día en el ámbito digital, entonces el arte en el ámbito digital tiene mucho sentido, porque es el mundo”, dijo el cofundador de OpenSea, Alex Atallah.

Los inversores advierten, sin embargo, que si bien grandes cantidades de dinero fluyen hacia las NFT, el mercado podría representar una burbuja de precios.

Al igual que muchas áreas de inversión de nicho nuevas, existe el riesgo de pérdidas importantes si la publicidad se apaga, mientras que podría haber oportunidades excelentes para los estafadores en un mercado donde muchos participantes operan con seudónimos.

Collage de 5.000 imágenes del artista estadounidense Beeple.Collage de 5.000 imágenes del artista estadounidense Beeple.Collage de 5.000 imágenes del artista estadounidense Beeple. Reuters

 

No obstante, la casa de subastas Christie’s acaba de lanzar su primera venta de arte digital, un collage de 5.000 imágenes, también de Beeple, que existe únicamente como NFT.

Las ofertas por la obra alcanzaron los 3 millones de dólares y la venta se cerrará el 11 de marzo.

“Estamos en un territorio muy desconocido. En los primeros 10 minutos de licitación tuvimos más de cien ofertas de 21 postores y estábamos en un millón de dólares ”, dijo Noah Davis, especialista en arte de posguerra y contemporáneo de Christie’s.

Se presentó el Maker Moot de Arte y Tecnología

Su división nunca antes había visto una venta solo en línea superior a $ 1 millón, agregó.

En una decisión que podría ayudar a impulsar aún más las criptomonedas a la corriente principal, la casa de subastas que se fundó en 1766 aceptará pagos en la moneda digital Ether, así como en dinero tradicional.

“Creo que este momento era inevitable y cada vez que las instituciones de cualquier tipo intentan resistir la inevitabilidad, no funciona muy bien”, dijo Davis sobre la aceptación del pago criptográfico. “Entonces, lo mejor que puedes hacer es abrazar lo aterrador”.