Un sismo de intensidad 6,3, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que se registró hoy cerca de la ciudad griega de Larisa (centro), causó once heridos y daños en un centenar de edificios.

Según el observatorio geodinámico de Atenas, el epicentro se situó 21 kilómetros al sur de la localidad de Elassona, cerca de Larisa, y a 350 km de Atenas, informó la agencia AFP.

Al menos cinco réplicas de magnitudes entre 3,4 y 5,7 se sintieron en la hora siguiente, agregó.

Uno de los heridos está grave al recibir en la cabeza fragmentos de un muro que se desprendió en Larisa.

Las ciudades de Damasi, Mesohori y Tyrnavos, donde se encuentra una importante falla, son las más afectadas, según los expertos.

En la región de Tesalía los edificios afectados superaban el centenar, entre ellos iglesias y escuelas, según las primeras estimaciones comunicadas a la AFP por el gobernador, Costas Agorastos.

“Fue un sismo muy fuerte. Los campanarios de las dos iglesias registraron daños importantes. Las casas de Damasi son viejas y hay daños”, dijo un habitante de Larisa a la radio.

Grecia esta cruzada por importantes fallas geológicas y los terremotos son frecuentes, sobre todo en el mar, y en su mayoría no causan víctimas.

El temblor se sintió también en las capitales de los vecinos países como Macedonia del Norte, Kosovo y Montenegro.

El último sismo mortal en Grecia, de magnitud 7, remonta al 30 de octubre de 2020 en el mar Egeo, entre la isla griega de Samos y la ciudad turca de Esmirna.

Dos adolescentes perdieron la vida en la isla griega, mientras que, en Turquía, el terremoto dejó 114 muertos y unos 1.035 heridos.

El sismo más letal de los tres últimos decenios en Grecia fue el de 1999 cerca de Atenas, de una magnitud de 5,9 y que costó la vida a 143 personas.